En las próximas semanas comunicará la inciativa

El Gobierno eleva a 961 euros la renta inembargable en ejecuciones hipotecarias

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha concretado esta tarde los cambios en la ley hipotecaria, anunciados en su intervención matutina en el Debate sobre el estado de la nación: el Ejecutivo elevará el límite de renta inembargable en procesos de ejecución hipotecaria hasta el 150% del salario mínimo interprofesional, es decir 961 euros mensuales.

Esta medida tiene como objetivo evitar que las familias que se encuentran inmersas en un proceso de ejecución hipotecaria entren en una situación "insostenible", según ha manifestado el jefe del Ejecutivo, quien ha calificado la iniciativa de "audaz y contundente".

El nuevo límite establecido se elevara hasta un 30% adicional del salario mínimo interprofesional por cada miembro del hogar que no tenga ingresos. Lo que supone que en una familia donde haya dos miembros sin renta, la riqueza mensual inembargable en una ejecución hipotecaria llegaría a 1.350 euros.

Por otra parte, Zapatero ha anunciado que se adoptarán medidas adicionales para acabar con "los abusos en las subastas hipotecarias".

Con el debate caliente sobre la dación en pago (la entrega de la vivienda al banco para saldar la deuda), el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciaba esta mañana medidas de protección para los hipotecados con problemas para afrontar sus pagos.

Zapatero hacía, así, un guiño a la creciente demanda social de cambios en la legislación sobre ejecución hipotecaria. El presidente del Gobierno afirmaba que "en las próximas semanas" aprobará "nuevas medidas de protección de las personas sujetas, por imposibilidad de atender a sus compromisos, a procedimientos de ejecución hipotecaria, que serán compatibles con los imperativos de seguridad jurídica y de solvencia de las entidades prestatarias", aunque en ese momento no precisó dichas medidas.

"El gobierno es consciente de la coyuntura especialmente difícil a la que se enfrentan las familias que pierden su vivienda y siguen debiendo dinero al banco porque su valor no es suficiente para cubrir lo que resta de hipoteca", declaró Zapatero.