Johan Andsjö, consejero delegado de Yoigo

Yoigo: "La guerra de precios acaba de empezar. Van a bajar otro 30%"

La guerra de precios en telefonía móvil se ha desatado contra la compañía que dirige, pero eso no le preocupa. La batalla no ha terminado. Andsjö asegura que las tarifas en España todavía bajarán otro 30%.

Joahn Andsjö, consejero delegado de Yoigo
Joahn Andsjö, consejero delegado de Yoigo

Las tres mayores operadoras de móvil españolas, Movistar, Vodafone y Orange, acaban de desatar una guerra de precios para poner coto a la pérdida de clientes frente a Yoigo y los operadores móviles virtuales.

Pero el consejero delegado de Yoigo, Johan Andsjö, no se inmuta. El ejecutivo asegura no haber notado ningún efecto en las dos primeras semanas tras la rebaja de tarifas de sus rivales y esperará a dar una vuelta de tuerca a sus precios a considerarlo necesario, porque Yoigo nunca ha sido un "copiador", sino un innovador.

Eso no significa que el mercado vaya a pararse, ni mucho menos. La guerra de precios acaba de empezar. Andsjö lo sabe, porque asegura que la situación española es igual, con varios años de retraso, a la vivida en Suecia. Y él entonces era ejecutivo del exmonopolio de ese país, TeliaSonera, la dueña de Yoigo. "Sabemos perfectamente lo que va a pasar".

Pregunta: ¿Van a contestar los movimientos de Movistar, Vodafone y Orange con una rebaja de precios?

Respuesta: Desde que llegamos al mercado español nunca hemos mirado a la competencia para fijar nuestros precios. Podemos bajar más las tarifas, pero creemos que no hace falta todavía, sobre todo si se mira la oferta global, el servicio de atención al cliente, los terminales... Nuestras tarifas son claras, sencillas, sin letra pequeña y siguen siendo las más baratas.

P: En estos momentos, su tarifa de seis céntimos ha sido igualada por las grandes operadoras y la de cuatro céntimos exige un consumo mínimo de 39 euros...

R: Pero ellos no tienen smartphones con estas tarifas y nosotros sí. Además, Movistar y Vodafone tienen cuota mensual en sus tarifas de seis céntimos, que es un ingreso directo para el operador, pero que al cliente no le aporta nada. Y la tarifa de cuatro céntimos no ha nacido para bajar dos céntimos el precio de referencia, sino para poner en el mercado una oferta con teléfonos inteligentes y tráfico de datos.

P: ¿Yoigo no va a poner cuotas?

R: Ellos pueden poner lo que quieran. Nosotros no lo haremos. Si cobramos algo al cliente es para darle un servicio relacionado con el consumo. No queremos cobrar por algo que no damos.

P: Las operadoras móviles virtuales, como Másmovil o Pepephone, tienen precios más baratos...

R: Tampoco tienen smartphones en sus ofertas o, si los tienen, es con un precio más caro. A eso se une el servicio global, la satisfacción del cliente...

P: No le asusta la guerra de precios...

R: Creo que está bien que bajen precios. Es bueno para el mercado, para el consumidor. Así nos entran ganas de seguir mejorando, porque nos lo habían puesto muy fácil. Llevamos desde 2009 con la tarifa de seis céntimos... Cuando se bajan precios, sube el consumo, porque se extiende la percepción de que el servicio es más barato y la gente pierde el miedo a consumir.

P: ¿No van a reaccionar?

R: Yoigo reaccionará si los clientes dejan de entender que somos los más baratos. Por ahora, no ha sido así. En las dos semanas que han pasado desde que se desató la guerra de precios no nos han hecho daño. Vemos las cifras de altas y portabilidades todos los días y no hemos notado nada. Y estamos muy pendientes, porque en esta fase de la guerra de precios hay muchos clientes que todavía no saben comparar tarifas.

P: ¿Por qué cree que Movistar, Vodafone y Orange han movido ficha ahora?

R: Si vemos el nivel de innovación en servicios en los últimos dos años, no ha pasado mucho en España. Lo último que hubo fue el lanzamiento de Vodafone 360º y eso fue en 2009. Si un operador quiere cobrar una prima en sus precios tiene que ser porque dispone de servicios adicionales. Si no tiene argumentos para diferenciarse, tiene que cobrar menos y competir por precio.

P: ¿Eso significa que la guerra de precios ya ha sucedido, que la situación se queda así?

R: No. Yoigo va a bajar más los precios, aunque no sea ahora mismo. La guerra de tarifas acaba de empezar de verdad este año y va a seguir. Los precios del móvil en España van a bajar otro 30%. Lo que pasa es que nosotros no miramos a la competencia. Tenemos la ventaja de saber cómo funciona la guerra de precios porque ya la vivimos con TeliaSonera en Suecia y vamos por delante. Nuestra tarifa de seis céntimos lleva más de un año y medio en el mercado y es ahora cuando las otras reaccionan. Yoigo nunca ha sido un copiador.

P: ¿Y los móviles virtuales? ¿Son una amenaza?

R: España está replicando lo mismo que pasó en Suecia y allí los que sobrevivieron a la guerra de precios son los que se especializaron en un nicho, los que aportaron valor a mercados como el de extranjeros o con propuestas específicas para colectivos concretos, como el sector público. Los virtuales que solo compiten por precio tienden a desaparecer cuando la diferencia entre las operadoras se reduce tras la guerra de precios. Si la oferta general es de tres céntimos por minuto y la de los virtuales, de 2,8 céntimos, a los clientes no les merece la pena el cambio. En general, ellos mismos se matan entre ellos y luego los grandes matan a los que han sobrevivido.

P: Yoigo tuvo algunos problemas de reclamaciones de clientes en 2009...

R: Fue por la acumulación de altas. Pero lo arreglamos y en 2010 fuimos la operadora de móvil con menos reclamaciones por usuario, según los datos del informe anual del Ministerio de Industria.

P: ¿Cuáles son los próximos pasos, entonces?

R: Nuestro enfoque es que este año va a seguir la guerra de precios, pero nosotros queremos ser algo más que la empresa más barata en voz móvil. Queremos reforzarnos en datos móviles, en internet móvil, por eso sacamos la tarifa del cuatro, los pinchos (modems para conectarse a banda ancha inalámbrica desde un portátil), la voz sobre IP para llamadas internacionales desde el móvil... Todo eso, con los costes claros, sin tarifas planas donde se paga por cosas que no se consumen y sin letra pequeña. ?

P: ¿Tienen ya algún resultado de esta estrategia?

R: En los últimos seis meses, nuestros ingresos de banda ancha móvil se han triplicado.

P: ¿Como va el despliegue de red?

R: Terminaremos el año con una cobertura del 74% en España y en el resto usamos la red de Movistar, así que llegamos a todas partes.

P: ¿Por qué han decidido no presentarse a la subasta de espectro que ha puesto en marcha el Gobierno?

R: No quisimos decir nada antes para no ser acusados de condicionar el proceso. Con el precio que han puesto, si hubiéramos comprado las frecuencias que salen a subasta no conseguiríamos retorno hasta dentro de diez años. Además, hay que pagar ya, mientras que las frecuencias no pueden usarse hasta 2015.

P: ¿Y no limitará la falta de frecuencias el crecimiento futuro de Yoigo?

R: Limita más hacer una mala inversión. Poner 169 millones de euros y no recuperarlos hasta dentro de diez años nunca es un buen negocio. Claro que queremos frecuencias en 900 MHz, pero no a ese precio. Además, hemos ganado espectro en 1.800 MHz, que podemos utilizar ya y con el que vamos a dar telefonía de cuarta generación.

P: ¿Ha influido en la decisión el apoyo financiero, o la falta de él, de TeliaSonera, su matriz?

R: TeliaSonera nos ha dicho que tenemos derecho a jugar la segunda parte del partido y que estaba dispuesta a respaldar la compra de frecuencias. Pero era mucho dinero a recuperar en demasiado tiempo. No era un buen negocio.

P: Hace algunos años, TeliaSonera se replanteó el futuro de Yoigo en España, aunque luego ha dado marcha atrás. También KPN ha puesto en revisión su filial nacional... ¿Es España un mal mercado?

R: España no es ni más fácil ni más difícil que otros países. Sigue siendo un mercado interesante, porque los precios son tan altos que solo pueden bajar. Lo complicado es competir en Lituania, donde los precios están a menos de un céntimo el minuto.

P: ¿Cómo se siente Yoigo ahora que ha pasado a ser la principal fuente de crecimiento de TeliaSonera?

R: Estamos en Ebitda positivo y este año cerraremos con flujo de caja positivo, así que ya no necesitamos que los accionistas pongan dinero. Suponemos el 8% de los ingresos de TeliaSonera y el 60% del crecimiento. Desde luego, la situación ha cambiado mucho si se mira para atrás.