Los precios de salida del conjunto de las ofertas suman 1.453 millones

Industria confía en el éxito de la subasta del móvil

Las grandes empresas de móviles, Telefónica, Vodafone y Orange, competirán con Ono, Jazztel y los operadores regionales en la subasta de las nuevas bandas del espectro que tendrá lugar en julio. Las ofertas suman un precio de salida de 1.453 millones, aunque el Gobierno no descarta que se llegue a 2.000 millones.

La subasta para las nuevas bandas del espectro destinadas para la telefonía móvil, claves para el desarrollo de tecnologías como el LTE (4G), vital a su vez para negocios como el internet móvil, ya está en marcha. El Ministerio de Industria publicó este viernes la lista de 11 operadoras que van a pugnar en este proceso.

En la subasta estarán los tres grandes operadores Vodafone, Telefónica y Orange, además Ono y Jazztel, cuya actividad móvil se circunscribe a ser operadores móviles virtuales (OMV) utilizando la red de las grandes telecos. Al mismo tiempo, estarán compañías regionales como Euskaltel, la gallega R, TeleCable de Asturias, Telecom Castilla La Mancha, COTA de Murcia y Opnatel de Navarra. Industria señaló que la mesa de contratación acordó rechazar la participación de la compañía Cesser Informática y Organización.

Yoigo ha descartado participar puesto que ya obtuvo frecuencias de la banda 1.800 MHz en un concurso celebrado recientemente. No obstante, Orange participó en ese concurso y lo va a hacer ahora en la subasta.

Industria explicó que el precio de salida de todos los bloques subastados suma 1.453 millones de euros. Pero, si ningún bloque de la subasta queda desierto, la recaudación de las licitaciones podría situarse entre 1.500 y 2.000 millones. En el citado concurso de frecuencias, Orange y Yoigo comprometieron en su conjunto una inversión de 733 millones de euros, casi cuatro veces más de las cifras exigidas, y una aportación al Tesoro público de 168 millones. Industria dejó claro que la recaudación obtenida permitirá aumentar los ingresos del Tesoro público.

Ingresos por bloques

Bajo los planes del Ministerio que dirige Miguel Sebastián, los bloques más caros son los de la banda de 800 MHz, con un precio de salida de 170 millones. A continuación se sitúan los bloques de la banda de 900 MHz, con un precio de salida de 169 millones; mientras que los de la banda de 2,6 GHz tienen un preció de 10 millones, en el caso de los bloques de 2x10 MHz, y de cinco millones, para los bloques de 2x5 y de 10 MHz TDD.

El proceso empezará antes del 30 de junio y se hará por internet con una plataforma electrónica de subastas segura, según explicó Industria. La licitación se desarrollará a través del mecanismo de subasta simultánea (todos los bloques a la vez) ascendente (los precios de los bloques aumentan según se van desarrollando las sucesivas rondas) de múltiples rondas. Las rondas tendrán una duración típica de 60 minutos, se programarán entre las 10 y las 18 horas de lunes a viernes, y no se podrán realizar más de 10 rondas en un mismo día.

Las concesiones que tendrán una vigencia hasta el año 2030 y para evitar la especulación, el Gobierno ha establecido que no se puedan vender bloques durante los dos años siguientes a su disponibilidad.

Bruselas plantea reducir los precios en 'roaming'

La Comisión Europea presentará en los próximos días sus propuestas para reducir los precios de llamadas con el móvil en el extranjero, entre países de la UE. Bruselas quiere que los nuevos precios entren en vigor el 1 de julio de 2012, cuando acaba la vigencia de la normativa establecida en 2009, y su aspiración pasa porque en el año 2015 no haya diferencia entre las tarifas móviles en roaming y las tarifas nacionales que cobran los operadores, tal y como ha establecido la Agencia Digital Europea.

En su agenda para las próximas semanas publicada este viernes, la CE señala que en el caso de las llamadas de voz, un usuario paga tres veces más si las hace desde otro país de la UE que si tienen lugar en su país de origen. Pero, en el caso de los datos, el precio de una descarga de un mega en su mercado de origen ronda los cinco céntimos, pero en otro país de la unión sube hasta 2,6 euros.