Crisis de los mercados periféricos

Las dudas sobre Grecia disparan la prima de riesgo española a máximos

Las incertidumbres que rodean a la economía griega tuvieron ayer el punto más álgido de la crisis. El diferencial de la deuda española sobre Alemania saltó de golpe desde los 259 puntos básicos hasta alcanzar máximos anuales en 282 puntos. La Bolsa capeó mejor el adverso entorno y se recuperó de una caída del 1,25% para cerrar casi en tablas.

Mucha volatilidad, nervios y pesimismo. Fueron las notas dominantes en los mercados en la última sesión, un cóctel explosivo que las Bolsas pudieron digerir bien. No fue así para los mercados de deuda. La tensión volvió a avivarse ante la falta de acuerdo sobre la aprobación de un nuevo programa de ayuda para el país heleno. En España la prima de riesgo, que mide el diferencial entre la rentabilidad del bono alemán y el español, llegó a alcanzar los 282 puntos básicos, cerca del récord de 283 de noviembre de 2010, aunque se redujo después a 274. El día anterior había cerrado en 259. Mientras, en Grecia y Portugal escalaron hasta 1.503 y 795,4 puntos. Hay que matizar, no obstante, que la rentabilidad del bono alemán ha pasado en dos meses del 3,5% al 2,9%. La deuda a largo plazo española llegó al 5,7%, nuevo récord desde la entrada del euro. "Los mercados están pidiendo que se resuelvan ya los problemas de Grecia", explica Alicia Arriero, gestora de renta variable de Inversis Banco. La experta añade que nuestro país está afectado además por sus problemas particulares: "Hay dudas sobre las salidas a Bolsa y seguimos con una reestructuración en las cajas de ahorro... Hasta que no se resuelva, podemos continuar con el goteo a la baja", dice. A su juicio, al Ibex 35 le podía quedar entre un 3% y 4% de bajada adicional.

El repunte de la prima de riesgo coincidió con una nueva subasta del Tesoro de obligaciones a 8 y 15 años. El erario público sitúo el objetivo de emisión entre 2.500 y 3.500 millones, que finalmente adjudicó en la banda baja (2.839 millones de euros) con un coste elevado, del 5,37% y 6,04%. En una entrevista a la Cadena SER, la vicepresidenta económica descartó que los mercados relacionen a España con Grecia de una manera particular. "No es que nos relacionen con Grecia. Todos estamos relacionados", dijo. Al mismo tiempo, Bruselas confirmaba a última hora de la mañana que retrasa al menos hasta el próximo mes de julio la aprobación de un segundo paquete de ayudas, algo que estaba previsto para finales de este mismo mes.

La tensión vivida por los mercados se suavizó por la tarde; las primas de riesgo se relajaron y las Bolsas mejoraron. En el caso del Ibex la bajada se quedó en el 0,15% después de dar varios bandazos que llevaron a situar el índice en el peor momento en los 9.808,90 puntos (-1,25%). El volumen de contratación sigue siendo escaso, y ayer se hicieron operaciones por valor de 2.000 millones.

El resultado del selectivo español estuvo en línea con el del Euro Stoxx (-0,03%). Entre las Bolsas más penalizadas estuvieron la griega y la portuguesa, con descensos del 2,87% y 0,60%. El sector bancario volvió a soportar en mayor medida el recrudecimiento del pesimismo de los inversores. En Europa destacaron los descensos de los griegos Alpha Bank (-4,30%) y National Bank of Greece (-4,2%). Santander y BBVA se anotaron leve ascensos, del 0,03% y 0,33%.

La ayuda para las Bolsas europeas vino una vez más de la mano de Wall Street. El Dow Jones subió el 0,54% y el S&P un 0,18%. El Nasdaq fue la excepción, cedió un 0,29%. Como datos que sorprendieron favorablemente estuvieron los de ventas de nuevas viviendas y las peticiones semanales de subsidio de desempleo.

Situación

La sensibilidad de los mercados hacia cualquier noticia o información que haga referencia a Grecia se ha plasmado en una alta volatilidad.

Desde Banco Sabadell señalan que cuando la volatilidad se adueña del mercado, cualquier escenario, por poco probable, es posible... La precaución debe ser máxima.

El año es positivo para el Ibex a pesar de los vaivenes y las incertidumbres.