La operadora dispone de 11.000 millones en líneas de crédito sin usar

Telefónica vive al margen de la crisis crediticia

Telefónica ha sufrido en sus carnes la sequía de dinero en el mercado, pero solo a la hora de vender en Bolsa una de sus filiales, Atento. En otros frentes, la operadora vive al margen de la crisis.

El Instituto Nacional de Estadística lo certificó hace menos de un mes: una de cada cuatro empresas (entre pequeñas y medianas) recibió un no por respuesta cuando solicitó un préstamo el año pasado. El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, también puso el dedo en la llaga este fin de semana, cuando en una entrevista afirmó que los empresarios en España a lo que tienen miedo es a ir al banco y no obtener financiación.

Pero hay empresas que no saben lo que es eso. Y una de ellas es Telefónica. Puede que la compañía haya probado el lado amargo del mercado de acciones con el fracaso de la salida a Bolsa de su filial Atento, pero en materia de acceso a financiación no tiene problema alguna.

Es más, Telefónica dispone de más fondos de los que necesita. Y ha sacado pecho de ello ante los analistas. Según la información que les ha trasladado durante el road show de resultados realizado en los últimos días de mayo y los primeros de junio, la operadora dispone de 11.000 millones de euros en líneas de crédito sin utilizar.

TELEFÓNICA 3,93 1,69%

Compra de Vivo

Una parte de esta cantidad tiene un destino fijado, ya que 2.000 millones de euros se usarán para afrontar el último pago a Portugal Telecom por la compra de su capital en la operadora brasileña Vivo. En teoría, el abono se hará a finales de octubre, pero la compañía portuguesa puede solicitar que se adelante al 29 de julio a cambio de renunciar a 25 millones.

El resto, puede tener un destino o no ser usado nunca. En cualquier caso, "se trata de una muestra de confianza de los bancos hacia Telefónica", según explican fuentes financieras, "ya que supone un cheque en blanco para que ella decida si quiere hacer algo con ese dinero, que las instituciones ponen a su disposición para lo que quiera". Pero, sobre todo, da flexibilidad financiera a la compañía, que sabe que cuenta con fondos para financiar determinadas operaciones si quiere llevarlas a cabo.

Además, este respaldo ha aumentado en los últimos doce meses, pese al recrudecimiento de la crisis en España y la subida de la prima de riesgo, ya que las líneas de crédito son 2.000 millones de euros superiores a las de junio 2010.

Comedida con las adquisiciones

En principio, Telefónica ha prometido ser comedida en su política de adquisiciones y solo prevé compras de espectro de móvil en varios países (España, Reino Unido...) y de participaciones en empresas tecnológicas que innoven en productos o servicios (Acens es un ejemplo). Eso sí, sus inversiones este año van a ser elevadas, 9.000 millones de euros.

Para todo ello, así como para reducir su deuda de 54.220 millones de euros, Telefónica contaba con la ayuda de los ingresos por la OPV de Atento, que podría haberle reportado incluso 842 millones de euros (al precio máximo de la banda no vinculante e incluyendo el green shoe) o 530 millones en el peor de los casos. Finalmente ese dinero extra no vendrá, pero Telefónica podrá tirar si quiere de la línea de crédito para compensarlo.

Para lo que no podrá usar esos fondos es para pagar el dividendo de este año, ya que se ha comprometido expresamente a no usar deuda para ello.

Financiación arreglada para este año

La deuda que tiene Telefónica, fruto sobre todo de la adquisición de O2 y otras compras, ha llevado a la compañía a una constante refinanciación de su pasivo para rebajar su coste y ampliar los plazos. El resultado de este ejercicio es que la operadora tiene cubiertos ya todos los vencimientos de este año y ha conseguido reducir sustancialmente los que tenía en 2013, cuando le vencía un préstamo sindicado elevado cuyo pago ha retrasado.

En ese ejercicio, Telefónica tenía que repagar 11.000 millones, que ha rebajado a 7.500 millones. El año que viene, le vence deuda por 6.900 millones.