La planta de Almussafes recibirá 812 millones para construir dos nuevos modelos

Ford acomete la mayor inversión del automóvil en España

Ford revalida su compromiso con la planta española de Almussafes, a la que encargará la fabricación de los nuevos Kuga y Transit Connect. A tal fin, invertirá 812 millones hasta 2012, a los que hay que sumar los 300 millones dedicados al nuevo C-Max que ya se está produciendo en Valencia.

Ford acomete la mayor inversión del automóvil en España
Ford acomete la mayor inversión del automóvil en España

Hoy por ayer es un día histórico y feliz para Valencia". Al menos así lo calificaron el ministro de Industria, Miguel Sebastián; el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y el presidente y consejero delegado de Ford Europa, Stephen Odell, durante el anuncio de la lluvia de millones de euros que la multinacional estadounidense dedicará a la planta valenciana de Almussafes: 812 millones hasta 2012. Odell desveló que la factoría ha sido elegida para producir en exclusiva dos modelos de la plataforma C, la nueva generación del todocamino Kuga, al que se destinarán 230 millones de euros, y la del vehículo comercial Transit Connect, que concentrará los 582 millones restantes. A esta inversión hay que sumar los 300 millones asignados en 2009 para la fabricación del nuevo C-Max, actualmente en la cadena de montaje. En total, 1.112 millones entre 2009 y 2012.

Los 812 millones anunciados ayer para los dos nuevos vehículos suponen la mayor inversión realizada por una industria del automóvil en España, según confirmó Miguel Sebastián. Una inversión que, como remarcó el ministro, garantiza el futuro de la instalación fabril para las próximas décadas, futuro que estaba en el aire con el fin de la producción del Focus prevista para septiembre.

El responsable de Ford en Europa no desveló cuándo empezará la fabricación de los nuevos modelos, aunque precisó que será progresiva. Actualmente, la factoría se destina al Focus, que congrega el 44% de la producción y que terminará su periplo en Valencia en septiembre; el C-Max, que acapara el 44%, y el Fiesta, que supone el 12% de las 1.140 unidades diarias que salen de Almussafes. Este último modelo dejará de fabricarse el año próximo para ceder capacidad al Kuga y a la Transit Connect.

FORD MOTOR COMPANY 9,85 0,41%

En los próximos años, los trabajadores producirán el C-Max, también en las versiones híbrida, híbrida enchufable y, previsiblemente, un eléctrico puro; los dos modelos anunciados ayer -las nuevas generaciones del Kuga y del Transit Connect- y la continuación del motor 2.0 L EcoBoost. Stephen Odell anunció que esta carga de trabajo exigirá la contratación de varios centenares de trabajadores en los próximos meses, abriendo la puerta a la recuperación del tercer turno en un plazo no muy lejano. No obstante, no aclaró si el final del Focus implicará algún ERE, al menos hasta que se inicie la fabricación de alguno de los dos nuevos coches.

No obstante, fuentes sindicales consideran que la mayor demanda europea del C-Max, que se fabrica en exclusiva en Valencia, puede cubrir el hueco que deje el Focus. El máximo directivo de Ford en Europa anunció que van a duplicar las ventas de este modelo durante 2011. Lo que repercutirá en los resultados de Ford en Europa, cuyos beneficios este año superarán los alcanzados el pasado ejercicio, según el directivo.

20 nuevos modelos

El anuncio de los dos nuevos modelos para la instalación valenciana se incluye dentro de un programa más amplio. Ford lanzará 20 vehículos en Europa en los próximos años, para lo cual reasignará la producción de sus factorías. La reordenación afectará, además de a Almussafes, a las plantas alemanas de Saarlouis (que fabricará la nueva generación del Focus) y la de Colonia (encargada del nuevo Fiesta), la rumana de Craiova, que se hará cargo del nuevo B-Max y un segundo modelo sin desvelar y a la turca de Kocaeli, que producirá un nuevo vehículo comercial ligero y la próxima generación del Transit.

Odell no desveló las inversiones de esas plantas, a excepción de la rumana, que recibirá 675 millones para su modernización con el fin de alcanzar los estándares de productividad y competitividad de la marca. Tampoco aclaró si la inversión de Valencia será la mayor del grupo en Europa.

Las ayudas públicas suponen el 11% del total

El presidente de Ford en Europa, Stephen Odell, agradeció durante el acto oficial, y en presencia de Miguel Sebastián y Francisco Camps, el apoyo de las autoridades españolas que han hecho posible la elección de Almussafes.

En la rueda de prensa, los directivos de la multinacional cuantificaron ese apoyo en el 11% del total de la inversión, mediante ayudas públicas aportadas conjuntamente por el Gobierno central y el valenciano. "El máximo que permiten las autoridades comunitarias", matizaron.

Pero Odell pidió a las autoridades españolas otro tipo de apoyo. El directivo puntualizó que esta "inversión se realiza en medio de un entorno escéptico sobre el sector", en referencia a las decisiones de la CE que, según palabras de Odell, ponen en peligro la producción automovilística a gran escala en Europa. En total, 12 millones de empleos en riesgo.

En concreto, Odell solicitó la ayuda de las autoridades españolas para evitar que la Comisión prohíba en el futuro la circulación de vehículos no eléctricos por las ciudades. E, igualmente, para equilibrar el libre comercio entre la UE con países emergentes. El directivo denunció que las importaciones de vehículos a India pagan un arancel del 60%, mientras que las exportaciones tan solo están gravadas con un 6%.