La sequía de la demanda desata la competencia en todos los sectores

Guerra total de precios

Vodafone responde en el móvil con una tarifa similar a la de Movistar. Altadis replica parcialmente a las fuertes bajadas de Philip Morris.

El precio es el rey. Esa es la máxima empresarial generalizada hoy en España en la comercialización de bienes y servicios para ganar cuota en un mercado caracterizado por la sequía de la demanda. La profundidad de la crisis, intensiva en destrucción de empleo, ha llevado el consumo a niveles insospechadamente bajos, acentuados en los primeros meses de este ejercicio, según todos los indicadores disponibles. Ante esta situación, las empresas han desatado una guerra comercial que se extiende cada día a más sectores para captar, o al menos conservar, sus cuotas de mercado. Una guerra en la que el precio es el amo absoluto y se ha convertido en el instrumento más útil.

La primera actividad que entró en esta disputa fue la distribución comercial, sobre todo la alimentación, que luego se trasladó a los servicios de transporte aéreo y al turismo. Pero los episodios más recientes se han concentrado en la telefonía, donde ayer Vodafone replicó una tarifa para móvil similar a la de Telefónica, que también había sido contestada por Orange, y en el tabaco, donde la batalla ha alcanzado un grado de virulencia desconocido. En el mercado financiero se desató primero en los seguros de auto, pero hace meses que se instaló en la captación de depósitos por parte de la banca, pese a la vigilancia del Gobierno.