Apple, Google y Amazon renuevan sus servicios

A guantazos por el negocio musical en internet

El negocio musical por internet se renueva. En los últimos dos meses, tres de los mayores nombres en la industria musical (Apple, Google y Amazon) han presentado los servicios con los que van a competir en el creciente negocio musical en la nube. Spotify, la principal alternativa independiente.

Steve Jobs
Steve Jobs

En una esquina está Apple: fundada en 1976, con muchos combates victoriosos (y algunos perdidos también), un peso cercano a los 220.000 millones de euros de capitalización bursátil, propietaria de iTunes, la mayor tienda musical del mundo y nuevo actor en la música en la nube con el iCloud (previsto para el lunes 6 de junio). En la contraria está Google: creada en 1998, gigante indiscutible del mundo online con tentáculos en casi todos los negocios que se puedan imaginar, con un peso de algo más de 117.000 millones de dólares de valor en Bolsa y propietario de Music Beta, un servicio en la nube solo solo disponible en EE UU. En otra esquina está Amazon, la empresa creada por Jeff Bezos y que se convirtió en uno de los grandes supervivientes de la primera burbuja de las puntocom con un valor en Bolsa de 60.330 millones. La última esquina es para el púgil benjamín. Su nombre es Spotify y es la referencia más popular para oír canciones vía streaming. Comienza el combate. No solo se enfrentan cuatro contrincantes, también es una lucha de modelos de negocio.

Estamos en el año 2008. Toda la música por internet está dominada por el iTunes de Apple, la mayor tienda de canciones del mundo. ¿Toda la música? ¡No! Un grupo de empresarios resiste y resistirá siempre a Steve Jobs. Hasta aquel año, a casi nadie se le ocurría que hubiese otra forma de desarrollar el negocio musical a través de internet que no pasase por descargar canciones. Dos empresarios suecos, Daniel Ek y Martin Lorentzon lanzaron sin embargo la aplicación definitiva para no tener que descargar la música en el ordenador. Sí, Spotify no fue la primera empresa que se dedicó a ofrecer streaming de canciones (la francesa Deezer se había constituído dos años antes, Lastfm comenzó en 2005, y últimamente está ganando adeptos Grooveshark), pero no fue hasta que apareció esta empresa que el streaming comenzó a ser realmente popular. Un año antes, Amazon se había introducido en el negocio de venta de música por internet añadiendo archivos mp3 a su ya amplia oferta de productos.

Avance

Spotify, evidentemente, suponía un avance, el usuario dejaba de estar anclado al ordenador en el que estuviese alojado el archivo musical y ganaba en independencia. Pero solo hasta cierto punto. Para empezar, te hace dependiente del catálogo que tenga disponible la empresa (el susuario de esta emrpesa echará de menos muchas obras de grandes artistas... y también de pequeños. A partir de abril de 2010, además, Sportify comenzó a gestionar archivos locales en los dispositivos que tuviesen instañado el programa y ha ido ganando adeptos. Pero claro, para eso hay que descargar primero los archivos.

Hacía falta dar un paso más. Y el llamado cloud computing (o informática en la nube, según Wikipedia) abrió entonces una nueva vía. Este servicio tampoco era nuevo. Usar programas alojados en un servidor, o usar máquinas externas a modo de portapapeles era ya procedimientos habituales. A lo largo de 2009, los grandes de internet se dieron cuenta del potencial y se lanzaron a desaarollar sus ofertas. Spotify ha comenzadoa restringir su oferta gratuita. El primero en desarrollarlo fue Amazon. Su Cloud Player apareció en marzo pasado y, por ahora, solo está disponible en EE UU aunque también para dispositivos móviles con Android. La compañía de Jeff Bezos logró adelantarse así en un par de meses a Google. La compañía californiana no anunció su servicio hasta el pasado 10 de mayo. Google Music. Al igual que el de Amazon, este servicio salió sin el apoyo de las discográficas, por lo que se limitará a ser un contenedor gratuito de música, donde los usuarios podrán almacenar hasta 20.000 pistas musicales para reproducirlas de forma remota desde otro equipo.

Esa es la gran diferencia con el iCloud que Apple presentará hoy lunes. El servicio de la compañía de Steve Jobs ha pactado con tres de las majors, y, según fuentes del mercado, está a punto de cerrar una cuarta con Universal.

Y a todas estas, ¿dónde está Microsoft? El gigante de Seattle aun no ha definido del todo su estrategia, y no le ha ido del todo bien con su sistema Zune, aunque está montando un servicio en la nube basado en su plataforma Azure que podría servir como plataforma futura.