El preconcurso de dos filiales dispara el pánico a un contagio general

Ezentis se descalabra en Bolsa

Ni siquiera Radiotrónica o Avánzit, las dos denominaciones anteriores de Ezentis, cayeron tan bajo. La acción se ha desplomado casi un 25%, hasta su mínimo histórico.

Los constantes planes de resurrección de Ezentis (la antigua Avánzit, la antigua Radiotrónica...) siguen dando en hueso, sea cual sea el presidente o principal accionista al mando de los programas de choque o el nombre de la compañía.

Esta vez los responsables son Mario Armero, actual primer ejecutivo de Ezentis, y el banco japonés Nomura, asesorado en España por Thesan Capital, principal accionista. Pero la historia es la misma. Después de varios planes estratégicos con promesas de fuerte crecimiento de los ingresos y aumento de la rentabilidad, la realidad es que dos filiales, Asedes Capital y Ezentis Infraestructuras (la antigua Sedesa, comprada hace menos de un año), se ha acogido al preconcurso y dejarán de pagar a sus acreedores durante, en principio, cuatro meses, según comunicó la compañía a la CNMV el pasado viernes.

Aunque la situación preconcursal solo afecta a dos participadas y Ezentis asegura que el resto del grupo está a salvo, los inversores están mostrando esta mañana su desconfianza total hacia estas afirmaciones. El miedo es que se repita la historia que ya vivió Avanzit en 2002 y que, pese a todos los llamamientos a la calma, el grupo entero acabe arrastrado. En este sentido, también pesan la opinión del auditor, que ha alertado en este sentido en su informe a las cuentas anuales.

EZENTIS 0,50 0,71%

La reacción ha sido un fuerte castigo hoy a la cotización, que ha llegado a caer un 33% y ha cerrado con un desplome del 24,84%. Los títulos cotizan a 0,242 euros, tras perder un cuarto de su valor en menos de 24 horas. Es el mínimo histórico de la compañía, incluso inferior a la anterior suspensión de pagos.