Reclama que se ponga fin al debate sobre el límite de deuda permitido

Moody's amenaza con rebajar a medio plazo el rating a EE UU si no reduce su deuda

La agencia de calificación Moody's advirtió ayer que si Estados Unidos no progresa en la limitación estatutaria de su deuda, pondrá bajo vigilancia su rating de AAA.

"La creciente polarización sobre el límite de deuda ha elevado la probabilidad de un impago de corta duración", avisó en un comunicado la agencia residente en Nueva York. "Si la situación no cambia en las próximas semanas, Moody's colocará el rating bajo vigilancia negativa".

De este modo, la agencia de calificación reclama que se ponga fin al debate sobre el límite de deuda permitido legalmente, ampliándolo. El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, anunció hace dos semanas que el Gobierno había superado ya el endeudamiento máximo autorizado para todo el año, de un montante de 14,3 billones de dólares.

MOODY'S CORPORATION 341,87 -0,98%

Por su parte, el Congreso estadounidense rechazó el miércoles una proposición de ley para elevar el máximo endeudamiento hasta los 2,4 billones de dólares.

La agencia concreta que, dado que el riesgo de un estancamiento permanente ha aumentado, si no son evidentes los avances en las negociaciones a mediados de julio, se iniciará el proceso de revisión. Así, recuerda que el Tesoro estadounidense incidió en que el Gobierno tendría que reducir drásticamente su gasto a partir del 2 de agosto si no se eleva el límite, por lo que cualquier revisión se iniciará antes de esa fecha.

A su vez, Moody's situó en revisión para una posible rebaja los ratings de Bank of America (A2), Citigroup (A3), Wells Fargo (A1) y sus entidades subsidiarias ante las dudas de Moody's de que los bancos estadounidenses mantengan el mismo grado de apoyo del Gobierno de Obama que durante la crisis económica.

Ya en el pasado mes de abril, otra agencia de calificación, Standard & Poor's, advirtió a Washington de que rebajará su rating de triple A salvo que los legisladores pacten un plan para recortar drásticamente el déficit y la deuda pública de aquí a dos años.