Las aplicaciones de control no están disponibles

El incontrolable gasto del teléfono móvil

Difícil acceso vía web a contadores individuales

En la era en que la propia telefonía móvil ofrece el soporte tecnológico para que todo tipo de contadores domésticos (agua, electricidad, gas) puedan ser revisados por sus usuarios en tiempo real, los potentes terminales celulares inteligentes, smartphone, que nos conectan vía internet al mundo global en cualquier momento y desde cualquier lugar, todavía no están preparados para informar a su propietario del consumo diario o mensual que, en servicios de voz o de datos, realiza a través de él.

Expertos consultados dicen que a las operadoras de móvil les resultaría sencillo incorporar a cualquier terminal inteligente, entre otras aplicaciones, una que informara a sus dueño de cual es el gasto que, llamada a llamada, conexión a conexión, por días, o por semanas, realiza a través de su móvil.

Estas aplicaciones no están disponibles y, según los expertos, "pareciera que los operadores no están interesados en que sus clientes controlen los consumos en los que incurren".

Las aplicaciones de control de consumo en el propio terminal no están disponibles

A día de hoy existen solo dos vías practicables para que un usuario de telefonía móvil pueda conocer en tiempo real cual es el gasto que ha realizado. La primera y más extendida es la de los contadores individuales vía web. El usuario debe entrar en la página en internet de su compañía y buscar a través de diferentes pantallas una de carácter personalizado y protegida por una clave, en la que se le informa de su consumo actualizado en tiempo real.

Los expertos advierten que esta vía de control del gasto "es de difícil acceso y además no es promocionada por las compañías". En algunos casos es necesario superar incluso una decena de pantallas para alcanzar el objetivo.

Un segundo sistema de control es algo más efectivo. Se basa en el establecimiento por el usuario de consumos máximos que se protegen mediante alerta vía SMS que llegan al propio terminal cuando se supera el límite. Orange afirma que este tipo de alarmas se han multiplicado con la crisis y 400.000 cliente de la empresa se han dado de alta en el servicio.

Vodafone ha establecido el sistema de alerta mediante SMS discriminando entre los tráficos de datos, de voz, de mensajería y de facturación total. En cada apartado se puede establecer el límite que se desee al precio de 0,60 céntimos al mes por límite. Cuando se alcanza el tope el servicio queda bloqueado.

El operador virtual Másmovil ha puesto en juego un sistema de recargas automáticas que el propio cliente establece en función del saldo o de la fecha que elija. En ambos casos se pueden establecer sistemas de recarga automática, pero siempre que se supere el límite, las llamadas o navegaciones salientes quedan bloqueadas.

Miedo a superar la tarifa plana

La crisis económica que se ceba con las familias ha disparado la demanda de fórmulas de control del gasto en una partida tan significativa e insustituible como es la telefonía móvil.

Orange afirma que más de la mitad de sus clientes han optado por las llamadas tarifas planas para intentar tener su factura mensual bajo control. Sin embargo, los expertos advierten que las dificultades para conocer los consumos en tiempo real tienen como resultado que los bonos de servicios (que permiten un número tasado de llamadas de móvil a fijo, de móvil a móvil, o un volumen de descarga en datos) no puedan ser gastados en su integridad, ya que el usuario tiene miedo a superar el límite, con lo que el exceso consumido será tarificado por la compañía con "precios exorbitantes".

Orange asegura que tiene un servicio que avisa a un usuario cuando está excediendo de manera exagerada el límite del plan de precios contratado.