Crisis alimentaria

Los exportadores de frutas y hortalizas piden a la UE que se les compense por las pérdidas

La Federación Española de Productores y Exportadores de Hortalizas (Fepex) pidió ayer al Ejecutivo que presione a la UE para que se les compense por la mercancía que no están vendiendo por la crisis del pepino. Los exportadores consideran que el problema sanitario está en Hamburgo (Alemania), pues allí es dónde se han detectado partidas contaminadas de España, Holanda y Dinamarca.

La detección de una partida de pepinos españolas contaminados amenaza con poner en jaque a un sector como el de frutas y hortalizas que exporta 9.500 toneladas al año y que emplea a casi medio millón de personas. El presidente de la Federación Española de Productores y Exportadores (Fepex), Jorge Brotons, alertó ayer que la paralización de las ventas del pepino se está extendiendo a todos los productos de temporada (tomate, lechuga o fruta de hueso), está ocasionando unas pérdidas de 200 millones de euros a la semana y amenaza al 25% de la cuota exportadora, por lo que exigió una reparación inmediata por parte de Alemania y de la UE. "Alemania ha actuado de manera irresponsable y por ello exigimos la intervención del Ejecutivo para limpiar la imagen de un sector", ha apuntado Brotons esta mañana en una multitudinaria rueda de prensa.

Y esa intervención, a su juicio, pasa por dos acciones urgentes. La primera sería que Alemania rectifique su posición y reconozca que el problema sanitario está en su territorio. "Los pepinos contaminados de Holanda, Dinamarca y España se han detectado en la zona de Hamburgo. Por ello exigimos una reparación de la imagen y el final de la campaña de acoso a los productos españoles", ha señalado en referencia al veto establecido por algunos supermercados alemanes a la fruta y hortaliza procedente de España.

La segunda sería que la UE compense a los productores españoles por la producción que "injustamente" no se está vendiendo. "Queremos que se activen los mecanismos de crisis establecidos por la Unión Europea, pero que la mercancía se compre a precio de mercado". El secretario general de Fepex, José María Pozancos, resaltó por ejemplo que la compensación por un kilo de tomate está establecido en 0,3 céntimos de euro mientras que el coste en origen es de 0,50 euros. "