Análisis técnico

El desafío de las águilas

En las cumbres más altas el dólar y el euro siguen protagonizando una de las batallas más duras que recordamos en las divisas

Duelo en la cumbre
Duelo en la cumbre

Hace un par de semanas recogíamos en nuestros análisis un feroz ataque del dólar contra el euro que titulábamos "El futuro del dólar esta en juego". Comentábamos como el dólar iniciaba una difícil misión, entrar en el canal consolidativo que vienen desarrollando en el largo plazo ambas divisas, de vital importancia para el futuro. La respuesta del euro ante el ataque no se ha hecho esperar, en el entorno de los 1.40 dólares donde se encuentra la directriz alcista del canal, nuestra divisa ha desplegado toda su artillería para repeler la ofensiva, sin permitir que el dólar entrara de nuevo en el canal.

Como en El Desafío de las Águilas, gran película bélica del año 68 protagonizada por Richard Burton y Clint Eastwood, a este desafío no le falta intriga ni emoción, una explosión de extensas y emocionantes secuencias unidas por una de las mejores bandas sonoras de la historia del cine. Steven Spielberg declaró hace algunos años que era su película bélica favorita.

En el gráfico del corto plazo (el grande) podemos ver el duro contraataque de un euro que estaba esperando agazapado, en la zona de los 1,40. A partir de ahí la divisa americana ha ido batiéndose en retirada, después de desplegar anteriormente a todos sus efectivos en forma de tres poderosas envolventes, pero no parece suficiente. Tras martillear el dólar hasta en tres ocasiones el soporte mencionado, la divisa europea ha comenzado lo que parece el asalto definitivo para reconquistar las alturas.

Petroleo Brent 64,930 1,137%
Oro 1.475,490 0,419%
Plata 16,934 0,050%
EUR x USD 1,1114 -0,126%
IBEX 35 9.563,70 1,01%
EUROSTOXX 50 3.731,07 0,67%
DOW JONES 28.135,38 0,01%
NASDAQ 100 8.487,71 0,25%
S&P 500 3.168,80 0,01%

El viernes el euro nos dejó una de nuestras velas favoritas, un marubozu a cierre que de romper próximamente en vela diaria las líneas enemigas en la zona de 1,435 dólares por euro, daría alas a los comandos de nuestra divisa para volver a lo más alto, a los 1,48/1,50 dólares. Entre el 1,435 y 1,455 las escaramuzas van a ser constantes entre ambos enemigos, ahí tiene apostadas resistencias el billete americano. Pero en caso de no resistir el camino hacia la cumbre estaría más que despejado. Emoción por todo lo alto y nunca mejor dicho.

Pero como en la película, intriga tampoco falta, nada es lo que parece. Si damos por buena la teoría que nos dice que el valor de una divisa es el reflejo de la marcha de su economía, de su crecimiento y de sus expectativas de futuro, ¿no parecería más lógico que el cruce entre ambas divisas tendiera a la paridad?. El gráfico nos habla de una Europa fuerte, sin problemas de deuda y de una economía americana débil y falta fuerza para crecer. ¿Es esto real? Creemos que no, muy al contrario, la realidad es otra bien diferente.

Parece que alguien en el Matrix apretó el botón del "el mundo al revés" y tiene su lógica. Una divisa más barata favorece y mucho a las exportaciones de un país frente a sus competidores y esto a su vez anima la industria a colocar sus productos fuera de sus fronteras a mejor precio, que consigue reactivarla con mayor facilidad. Los americanos saben lo que hacen, sin duda. Pero mientras en Europa nadie levanta la voz, países como China los dimes y diretes son constantes por el tema de las divisas.

Seguiremos muy de cerca este desafío en las alturas de las dos grandes divisas, promete no defraudar la emoción de los inversores. El futuro valor de ambas sigue estando en juego, un cierre diario por encima de los citados 1,435 dólares podría activar el posible doble suelo que deja entrever el gráfico.

En cuanto a nuestra cuenta del pajarito tenemos malas noticias. El sábado quedó suspendida la cuenta por los administradores. No se ha recibido mail alguno sobre el motivo de la suspensión por lo que parece que se trata de un error del sistema. Twitter envía una notificación cuando esto sucede explicando los motivos. Nos hemos puesto en contacto vía mail sin obtener todavía respuesta. En cuanto sepamos algo se lo comunicamos, de momento nos vemos obligados a mantener al pajarito enjaulado.