Eric Le Coz. Miembro del comité de inversión de Carmignac Gestion

"Cuanto más esperemos, peor, porque Grecia nunca pagará"

Su opinión es contundente sobre la crisis griega y como solución propone la pronta creación de una institución supranacional capaz de financiarse en el mercado, con el beneplácito de Berlín. La gestora aconseja cautela a los inversores ante la multitud de frentes abiertos

"Cuanto más esperemos, peor, porque Grecia nunca pagará"
"Cuanto más esperemos, peor, porque Grecia nunca pagará"

Conviene ir asumiéndolo: Grecia no podrá afrontar sus obligaciones crediticias. Será necesario buscar una solución dialogada dirigida desde Berlín. Esa es la visión de Eric Le Coz, miembro desde hace siete años del comité de inversión de la exitosa gestora francesa Carmignac, que tiene 50.000 millones de euros en activos bajo gestión. Le Coz es optimista respecto a las posibilidades en Bolsa de los mercados emergentes, "volverán a batir a los mercados desarrollados", pero recomienda una aproximación cautelosa en el corto plazo, porque hay demasiadas incertidumbres.

Su visión actual de mercado es de cierta precaución.

Echemos un vistazo a la situación global... Esperamos que la economía de EE UU se desacelere durante la segunda mitad de 2011 y también durante 2012. Tenemos una situación en la que el desempleo es elevado, lo que significa que los hogares aún están desapalancándose, por lo que su apetito por endeudarse y consumir sigue siendo bajo; el mercado residencial es extremadamente débil. En resumen, es cuestionable la sostenibilidad del crecimiento económico de EE UU en un entorno de menos estímulo fiscal y una vez que se haya acabado la segunda ronda de expansión monetaria (QE2). Y en Europa, la situación tampoco es maravillosa. Tal como yo lo veo en estos momentos, la gente no está pidiendo salarios más altos, sino simplemente tener un salario. Se habla de un escenario de inflación pero es temporal, provocado por las materias primas y algunas medidas fiscales. En estas circunstancias creo que conviene hacer una estrategia cautelosa y defensiva. En esta visión nos hemos adelantado ligeramente al mercado. En conclusión, a corto plazo, mucha cautela; a medio plazo, somos algo más optimistas y pensamos que los mercados emergentes volverán a batir a los mercados desarrollados.

"Quizá sería positivo para España que hubiera un adelanto electoral"

¿Cuál es su visión sobre la situación del riesgo soberano en Europa? Da la impresión de que las medidas de austeridad implantadas en países como Grecia o Portugal no están funcionando.

Cuanto más esperemos, peor, porque Grecia nunca pagará. Grecia tiene un problema de solvencia, no de liquidez. La situación de Irlanda es dudosa y la de Portugal... puede que no tan mala. Pero la de Grecia es, sin duda, muy mala. Claro que, financiarse a tasas del 20%, como las que se están exigiendo ahora, es completamente ridículo. En definitiva, es necesario empezar a buscar una forma adecuada de reestructuración de la deuda. El problema es que los tenedores de la deuda griega, entre los que se encuentra el Banco Central Europeo (BCE), se podrían ver en un gran apuro. Es necesario buscar una solución antes de que la crisis se agrave, pero esa solución pasa necesariamente por Berlín. Si no, entonces el resultado será muy malo.

¿Y cuál debería ser la solución?

No significa que haya que comprar toda la deuda, pero sí mutualizar el problema de la euro zona. Se debería hacer en forma de una nueva institución supranacional, por encima de cualquier entidad individual. Y eso haría que mejorara mucho la situación, porque la confianza mejoraría.

¿Pero estará Alemania por la labor?

Todos los países de la zona euro deben ayudarse entre sí. El 40% de las exportaciones alemanas se hacen dentro de la eurozona. Si algunos de estos países terminan cayendo, lo mismo ocurrirá con las exportaciones y con los bancos alemanes. La idea es que Alemania va a tener que pagar de una forma, o de otra. Lo ideal sería crear esa institución supranacional, capaz de financiarse en el mercado. Pero en dos semanas, no dentro de tres años. Y, por supuesto, avanzar hacia una mayor integración fiscal.

En España, el PSOE ha sufrido una severa derrota electoral. ¿Influirá eso en la percepción de riesgo soberano? ¿Volverán los ataques financieros contra España?

Claramente, hay un incremento de la incertidumbre en los mercados. No sé si puede adelantar los comicios generales, pero quizá sería positivo para España que hubiera un adelanto de las elecciones. La forma en que nosotros lo evaluamos es a través de los CDS (Credit Default Swaps) a cinco años. La Unión Europea ha conseguido que, a pesar de todo lo que ha ocurrido, España permanezca tranquila en un rango de 200 a 250 puntos. Mientras el CDS esté por debajo de los 400 puntos, no hay problema. Si los supera... entonces ese será un día de pánico.

¿Qué opina de las próximas salidas a Bolsa de las cajas de ahorros?

Tendremos que mirar caso por caso cada operación, para estudiar al detalle los prospectos y evaluar si las valoraciones son interesantes.

"El beneficio de las empresas no va a cumplir con las expectativas"

Eric Le Coz cree que el mercado está sobrevalorando las expectativas de las empresas. "Nos ha sorprendido el excelente comportamiento de los mercados de acciones en un entorno como el actual. Pensamos que los resultados corporativos van a decepcionar, que el crecimiento del beneficio de las empresas no va a cumplir con la expectativas".

El directivo de Carmignac toma como referencia los ratios de valoración de las empresas listadas en el S&P 500. "En promedio, se está anticipando un crecimiento de los beneficios del 13% este año y el que viene. La media histórica está entre el 6% y el 7%. Así que lo que espera el mercado es duplicar el promedio histórico durante dos años seguidos. Francamente soy un poco escéptico ante esa posibilidad", comenta Le Coz.

Las persistentes incertidumbres sobre Europa y EE UU han impulsado la inversión en oro, que el ejecutivo francés ve como una fuente de diversificación, pero sin necesidad de hacer una apuesta masiva por ese metal precioso. "El oro está actuando como divisa segura, no va a incurrir en un impago, no se va a reestructurar... Y hay dos fuertes corrientes de fondo, que es la decisión de los bancos centrales de volver a comprar oro y el crecimiento de China como consumidor mundial de joyería", apunta Le Coz.

A propósito de China, Carmignac tiene una visión muy optimista sobre la economía del gigante asiático, donde cree que las presiones inflacionarias remitirán pronto.