Agencias de rating. La creación de un ente público que mida el riesgo está pendiente

"Opiniones, son solo opiniones", declararon sobre las calificaciones que otorgan sus agencias los responsables de Standard & Poor's, Moody's y Fitch ante el Congreso de EE UU. "No reflejan el valor de mercado, la volatilidad de un precio o su calidad como inversión", admitía el presidente de S&P, Deven Sharma. Lo dijeron al constatarse que las agencias encargadas de valorar el riesgo financiero mantenían las notas más altas para compañías como Lehman Brothers, justo antes de su quiebra. Pero, aun tras el desprestigio inicial que les supuso, estas tres grandes agencias siguen marcando el ritmo, y haciendo temblar a los países de la periferia europea cada vez que opinan sobre la calidad de su deuda. "La Unión Europea acordó crear una agencia pública europea para contrarrestar a las privadas, pero es algo que ha quedado parado", apunta el economista Manuel de la Rocha. "Ya hay empresas que han solicitado a la Comisión Europea constituirse en agencias públicas por países" -como la española Axesor-, "pero todo está siendo bastante lento", añade José Carlos Díez, de Intermoney.