Supervisión bancaria. Basilea III es el gran avance pero no estará vigente hasta 2019

"La lección que mejor se ha aprendido con la crisis es que la banca cayó con poco capital, y eso ha derivado en Basilea III. Es la reforma más importante que se ha hecho", sostiene José Carlos Díez, de Intermoney. La nueva normativa para la banca exige ratios de capital, liquidez y apalancamiento mucho más exigentes para las entidades, frente a la regulación anterior que dejaba a cada firma adaptarlas en función de modelo de negocio. La banca, eso sí, tiene hasta 2019 para acogerse a la normativa. En este sentido, España está siendo uno de los países pioneros, adelantando a este año el cumplimiento de los requisitos. Paralelamente, la UE ha avanzado en el control de la actividad con la creación de tres autoridades supervisoras dedicadas a la banca, los seguros y los mercados bursátiles, si bien, aún no están operativos. "Quedan por atar mayores exigencias para los bancos sistémicos, aquellos demasiado grandes para dejarlos caer", y para los que habría que establecer protocolos de actuación ante una situación de quiebra, explica el economista de la Fundación Alternativas, Manuel de la Rocha.