Banca Cívica intenta jugar la baza del pequeño tamaño

Banca Cívica, entidad fruto de la alianza entre Caja Navarra, Cajasol, Caja de Burgos y Caja Canarias, se perfila como otro firme candidato a debutar en Bolsa antes del verano. A tenor de las declaraciones recientes de la directiva, todo indica que el calendario de la colocación coincide en el tiempo con el de Bankia. En principio ambas apuntan a la primera mitad de julio.

La entidad que debute primero ayudará a marcar el ritmo y dará la verdadera medida del apetito de los inversores por las cajas. La ventaja para Banca Cívica es el tamaño de la operación, mucho menor a la de Bankia, puesto que la entidad aspira a colocar entre 800 y 1.000 millones de euros.

Pero el menor tamaño de la entidad, al igual que la previsible menor liquidez del valor, se perfila también como una desventaja, según los entendidos, aunque eso sí, al final, como en el caso de Bankia, todo dependerá del precio y del descuento.

Banca Cívica mantuvo una reunión con el sindicato colocador a mediados de mayo y está previsto que los informes que realicen los bancos que participan en la operación estén listos para el 10 de junio. La entidad aspira así a registrar el folleto de la operación en la segunda mitad de junio para cotizar a mediados de julio. La semana pasada las cajas que componen la nueva entidad aprobaron la segregación de su negocio financiero, un paso decisivo para lograr este fin.

Banca Cívica no pretende crear un banco malo en el que segregar sus activos inmobilarios, un esquema que han seguido Bankia y La Caixa. Por contra, se apoyará en la rápida integración de la entidad y en un modelo de negocio que considera diferenciador, en el que los clientes eligen los proyectos sociales en los que invierte la entidad con los recursos que ha ganado gracias a esa clientela.

Banca Cívica prevé obtener sinergias de 200 millones al año para alcanzar los 800 millones en 2015 y asegura que, gracias a su modelo de negocio, el coste de adquisición de clientes está un 50% por debajo de la media del sector.

Banca Cívica, entidad que copresiden Antonio Pulido y Enrique Goñi, ganó 46,4 millones de euros en 2010, un resultado que se resintió por la mala evolución de los resultados el último trimestre del año. Hasta septiembre amasaba unas ganancias de 332 millones de euros.