Adiós a un maestro de economistas

El constructor de la banca más solvente del mundo

Fallece Luis Ángel Rojo a los 77 años

El constructor de la banca más solvente del mundo
El constructor de la banca más solvente del mundo

Si el sistema financiero español logró traspasar las fronteras y convertirse en el más prestigioso y solvente del mundo es consecuencia del empeño de Luis Ángel Rojo Duque, el profesor, como se le conocía en círculos económicos y financieros. El exgobernador del Banco de España falleció ayer a los 77 años en Madrid, su ciudad natal, tras una larga enfermedad.

Fue técnico comercial del Estado desde 1957. En 1966 pasó a ser catedrático de Teoría Económica de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Complutense de Madrid. Fue allí donde formó a una gran parte de los principales economistas y financieros españoles e introdujo las teorías de Keynes. Era, de hecho, un acérrimo creyente keynesiano (Popper fue su profesor en la London School y J. M. Keynes, su ideario). Su humanidad y humildad, de cualquier forma, destacaron por encima de su sabiduría, que era mucha, señalaba ayer uno de sus innumerables amigos, que no podía ocultar su emoción por su muerte.

Empedernido lector, si sobresalió como profesor, más lo hizo como gobernador del Banco de España, puesto que ocupó entre julio de 1992 y julio de 2000. Durante estos años se produjo la gran eclosión del sistema financiero español, que paso de ser un sector casi nacional, e incluso en muchos casos provinciano, a dar el salto internacional. Fueron también años muy duros para la economía y la banca española. En ciertos aspectos muy parecidos a los actuales.

El ideólogo de las provisiones

Pero Rojo se empeñó en construir el sistema financiero más solvente del mundo y como si fuera el arquitecto de un edificio que parecía imposible que se mantuviera en pie, lo consiguió. Aunque por el camino fue muy criticado por las exigentes medidas de prudencia impuestas a la banca. De él y de su subgobernador, Miguel Martín (ahora presidente de la AEB), parte una de las normas de solvencia más duras impuestas por un banco central para proteger la solvencia de sus entidades financieras. Las provisiones anticíclicas. Hoy halagadas e imitadas por la banca internacional, pese a haber sido rechazadas inicialmente por el sector en 2000, cuando entraron en vigor.

"Para mí fue gran un honor haber sido su subgobernador durante una etapa decisiva de la política monetaria y de la regulación bancaria de este país", recordaba ayer Miguel Martín.

Quienes le conocían bien bromeaban con su nombre: Rojo en la universidad y Duque en el Banco de España, en un juego de palabras con sus dos apellidos. Bajo su mandato, el Banco de España puso los cimientos de lo que hoy son los dos grandes grupos bancarios españoles, Santander y BBVA. No en vano, fue con él cuando el grupo que preside Botín se fusionó con Central Hispano, y BBV, con Argentaria. También fue cuando ambas instituciones deciden dar el salto a Latinoamérica, apuesta que hoy les ha permitido ser lo que son, dos de los mayores y más solventes bancos del mundo.

Pero también sufrió las consecuencias de la crisis económica de la década de los noventa. Ingresó en el Banco de España en 1971, cuando fue nombrado director general de estudios, cargo que ocupó hasta 1988. Ese año ascendió a subgobernador, puesto que desempeñó durante un cuatrienio. Cuando fue nombrado gobernador tuvo que capear con cuatro devaluaciones de la peseta -entonces los bancos centrales también llevaban las riendas de la política monetaria-. Además, tuvo que luchar contra una elevada tasa de morosidad de la banca que llegó a superar el 9%, con unos tipos de interés del 15% y 16%.

Tomó las riendas del banco central empañado por el caso Ibercorp, que salpicó de lleno a su antecesor, Mariano Rubio, se enfrentó a una recesión económica, contempló las crisis del Sistema Monetario Europeo tras la unificación alemana y decidió la intervención de Banesto. Este banco, entonces presidido por Mario Conde, era uno de los siete grandes de la banca española. En 1994 salió a subasta, que ganó el grupo Santander. Ese año, además, entra en vigor la norma que garantiza la autonomía del Banco de España.

Luis Ángel Rojo fue también miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europa (BCE), vicepresidente del Instituto Monetario Europeo, miembro del comité de planificación del desarrollo de las Naciones Unidas y tesorero de la Asociación Internacional de Economía, académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y de la Real Academia Española de la Lengua. Desde abril de 2005 era consejero independiente de Banco Santander.

Pese a haber impulsado las principales medidas de prudencia del sistema financiero español, fue muy crítico con los organismos financieros internacionales, sobre todo a raíz de la crisis financiera iniciada en 2007. En una de las últimas entrevistas que concedió, fue claro. "Ni Greenspan ni el FMI ni el BCE han funcionado bien" -El País, 19 de octubre de 2008-.