"Somos parte de este sistema y queremos ser parte de este sistema"

La Acampada de Sol afronta hoy su cuarto día de movilizaciones con la mirada puesta en el posible veto de la Junta Electoral Central. Ante esta situación debaten en asamblea la definición de propuestas concretas. La primera, reformar la ley electoral

La lona de plástico que se extiende alrededor de la estatua ecuestre de Carlos III cada vez abarca más metros cuadrados. "Ni truenos, ni rayos, de aquí no nos vamos", se escuchaba en la madrugada de ayer entre la muchedumbre que se concentraba en la Puerta del Sol de Madrid. Ante la previsión de otra noche lluviosa han respondido con más techo de plástico. Frente a la posible prohibición por parte de la Junta Electoral Central, los concentrados en Madrid tienen intención de no moverse y seguir trabajando en la definició de propuestas concretas. La primera de la lista es reformar la misma ley que se quiere esgrimir para impedir su protesta. La ley electoral.

"Queremos demostrar a la Administración que somos un interlocutor válido, y que se den cuenta que esto es algo grande", sostiene Juan Cobo, a quién una placa de cartón amarilla le identifica como portavoz. Uno de las múltiples voces oficiales, recalca Cobo, del movimiento de protesta que ha tomado la Puerta del Sol desde el pasado lunes. La asamblea por la que se gestiona la concentración está decidiendo, sentada en círculo cual ágora greiga, que respuesta van a dar ante una segunda prohibición. La Junta Electoral de Madrid ya resolvió ayer en contra por entender la protesta como una injerencia en el campaña electoral.

Medidas contra la corrupción y una nueva legislación sobre responsabilidad política son otras de las consignas más consensuadas entre los diferentes portavoces oficiales. El movimiento tiene como objetivo emitir un manifiesto que emanará de la asamblea y en el que continúan trabajando para plasmar su descontento en medidas concretas. Ayer estuvieron "a punto de consensuar la exigencia de retirar a los 123 imputados por corrupción que figuran en las listas electorales de los partidos", afirma Cobo. De momento, una octavilla que circula bajo las lonas reclama "una sociedad nueva que dé prioridad a la vida por encima de los intereses económicos y políticos".

El campamento de Sol

Las mesas, los sofás, las sillas, los sacos de dormir. Un auténtico campamento. Un despliegue logístico organizado en comisiones: infraestructura, alimentación, jurídica, comunicación, etc. Hasta una enfermería, con su cruz roja pintada a mano en una de las paredes de plástico, y todo un surtido de medicamentos, donados, regalados, prestados. "Tenemos más medicinas de las que necesitamos", destaca con entusiasmo Lola, enfermera de profesión.