El Comité Ejecutivo fijará los plazos

Se inicia el proceso de sucesión en el FMI

La dimisión del hasta ahora Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Khan, ha abierto formalmente el proceso de sucesión. Ahora, el Comité Ejecutivo de la institución debe fijar los plazos a cumplir durante el mismo.

"Con una infinita tristeza me siento obligado hoy a presentarle al consejo de administración mi dimisión del puesto de director general". Esa frase, escrita de puño y letra por Strauss-Khan desde su celda de la prisión neoyorkina de Riker Islands, ha servido para abrir oficialmente el proceso de elección del nuevo Director Gerente del FMI. Así, la propia institución ha anunciado hoy a través de un comunicado, en el que adjuntaba un carta manuscrita con la renuncia del dirigente francés, que en "el futuro cercano" se comunicará el proceso a seguir para el nuevo nombramiento. Mientras tanto, el hasta ahora número dos del organismo, John Lipsky, se mantiene al frente de la organización.

Ahora llega la hora de la presentación de candidaturas formales. Cualquiera de los 24 integrantes del Directorio Ejecutivo, comité encargado de llevar a cabo las decisiones cotidianas de la institución, podrán proponer un nombre que debe de cumplir con tres requisitos: "contar con antecedentes profesionales sobresalientes, haber demostrado tener aptitudes diplomáticas sobresalientes y de gestión y ser ciudadano de cualquiera de los 185 países miembros del FMI".

Cada propuesta que se realice deberá de ser comunicada al secretario de la institución. Una vez recibido el historial de la persona en cuestión, el Directorio Ejecutivo mantendrá la candidatura de forma confidencial hasta que el miembro más antiguo del comité haya recibido de la persona propuesta la confirmación de que acepta ser candidato al cargo.

Una vez que se tenga una lista con los nombres oficiales tendrá lugar la votación. Una votación que no es común que se lleve a cabo ya que la elección suele salir acordada desde el principio por aquellos que tienen mayoría en la institución, es decir EE UU y Europa. De todas maneras, y en el caso de que se diese, los candidatos de los países emergentes tendrían escasas posibilidades de salir elegido, mejor dicho nulas.

En el máximo comité del FMI existen ocho miembros permanentes que son EE UU, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia, Arabia Saudí, Japón y China. Los otros 16 miembros pueden variar y son resultado de la agrupación de los diferentes países. El voto de todos ellos tiene un peso que se fija en proporción de las aportaciones económicas realizadas a la institución, algo que hace que la unión entre Washington y la UE sea suficiente para ganar por goleada cualquier votación. Entre ambos bloques rebasan el 51% de peso, lo que hace que de momento la tradición no escrita de que un europeo lidere el FMI y un norteamericano presida el Banco Mundial vaya a seguir inmutable.