La presión política había crecido de manera notable

Dimite Dominique Strauss-Kahn

Dominique Strauss-Kahn ya está fuera del FMI. La renuncia del director gerente, encarcelado tras las acusaciones de asalto sexual contra la camarera de un hotel, se produce con carácter inmediato y abre el proceso de selección de su sustituto. El francés sabrá hoy si continúa en prisión.

Ficha policial de Dominique Strauss-Kahn
Ficha policial de Dominique Strauss-Kahn

"Con una infinita tristeza me siento obligado hoy a presentarle al consejo de administración mi dimisión del puesto de director general", ha escrito el francés en una carta colgada en la página web de la institución. "Debo insistir en que niego con toda la firmeza posible las acusaciones que se han levantado contra mí. Quiero proteger esta institución a la que he servido con honor y devoción", ha añadido. El ya exdirector gerente tomó esta decisión pensando, en primer lugar en su esposa -"a la que quiero más que a nada, en mis hijos ,en mi familia y en mis amigos"-. Recuerda también en el escueto comunicado a sus colegas del FMI junto a los que ha "conseguido grandes cosas en los últimos tres años y pico".

"Quiero dedicar toda mi fuerza, mi tiempo y energía a probar mi inocencia", concluye.

Con estas palabras comienza lo que puede ser el derrumbamiento de la carrera política del ex director gerente del FMI y uno de los firmes candidatos a suceder a Nicolas Sarkozy al frente del Elíseo en 2012.

La noticia ha saltado poco después de que los abogados hayan logrado ganar un día en la comparecencia ante el juez para solicitar la libertad bajo fianza de un millón de dólares. Esta, finalmente, se producirá hoy, y no el viernes. Se abre la carrera para la sucesión.

Strauss-Kahn, que ya ha entregado su pasaporte y un permiso de viaje especial emitido por Naciones Unidas para figuras destacadas de organizaciones internacionales, está ahora dispuesto a permanecer las 24 horas del día en la casa de su hija en Manhattan y a llevar adherido a su cuerpo un dispositivo electrónico que permita que sus movimientos sean seguidos por la policía.

Presiones

Su renuncia era algo reclamado por destacados dirigentes políticos de todo el globo.

El Secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, se mostró ayer partidario a la renuncia de Strauss-Kahn, quien, a su juicio, "no está posición" de encabezar el organismo. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, también fue de las primeras en pronunciarse más allá del discurso reinanteen la UE y sugirió ayer que Dominique Strauss-Kahn, debería dimitir. El ex director del FMI permanece en prisión acusado de siete delitos, entre ellos el de intento de violación de una camarera en un hotel de Nueva York. "Hay que dar estabilidad a las instituciones. Y creo que también hay que confiar en que Strauss-Kahn utilice su mejor criterio, en este caso al menos. En otros no parece que lo haya utilizado", afirmó Salgado tras la reunión de ministros de Economía de la UE.

Por la mañana, la vicepresidenta resaltó "la extraordinaria gravedad" de las acusaciones. "Mi solidaridad está con la mujer que ha sufrido una agresión si efectivamente ha sido así", añadió.

La ministra de Economía austriaca, Maria Fekter, se manifestó en similares términos: "Dada la situación, tras denegársele la fianza, tiene que considerar que de otro modo dañaría la institución". Su homólogo sueco, Anders Borg, también apostó por el relevo: "Estamos en una situación muy difícil en Europa, así que es bastante natural que tengamos una fuerte influencia en el FMI". En el mismo sentido se expresó el ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan. "Mientras estamos en un programa donde el FMI es un socio muy activo, alguien que venga de la eurozona entiende los problemas mejor que alguien que venga de otra región del mundo", señaló.