Insiste en la necesidad de regulación

Trichet cree que los europeos no admitirían un nuevo rescate a la banca

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, ha asegurado que en estos momentos el principal objetivo debe ser evitar nuevas crisis financieras, ya que "los ciudadanos no estarían dispuestos a aguantar nuevos rescates bancario pagados con dinero público".

Jean-Claude Trichet, presidente del BCE.
Jean-Claude Trichet, presidente del BCE.

En pleno debate abierto sobre la fijación de nuevos planes de ayuda para los países en dificultades o de la necesidad de fijar fondos adicionales para las entidades financieras más dañadas por la crisis inmobiliaria, Trichet se ha pronunciado al respecto, y de forma contundente. "Los ciudadanos no van a estar dispuestos a aguantar un segundo rescate bancario con dinero público", ha dicho al respecto el banquero francés en un encuentro celebrado esta mañana en Madrid.

Con el objetivo de evitar que se vuelvan a destinar fondos estatales en el rescate del sistema financiero, Trichet ha declarado que hay que poner todas las fuerzas en terminar con posibles crisis financieras. El banquero considera que hay que ser "inflexible" en este punto ya que sería inconcebible volver a destinar el 27% del PIB en ayudas.

Además, el presidente del BCE ha hecho especial hincapié en que "estamos a mitad de las reformas y todavía queda mucho por hacer". Por tanto, y a pesar de que ya se empieza a confirmar la recuperación mundial ha alertado sobre los peligros de una bajada de guardia. Para luchar contra ello ha defendido la necesidad de seguir tomando medidas con rapidez que sostengan "el crecimiento de la economía real".

Trichet también ha aprovechado para criticar duramente los bonus que paga la banca a sus directivos, los cuales según el máximo dirigente del BCE sirvieron para amplificar una crisis que "no vino de los problemas de la economía real sino del sector financiero en sí". Para el galo sería catastrófico volver a un mercado como el anterior a la crisis, es decir menos regulado y con un sistema financiero descontrolado. Un escenario que, según ha declarado, desearían recuperar algunos de los ejecutivos del sector que se beneficiaron de esos premios estratosféricos.