Logrará reducir el tipo de interés que paga

Irlanda, a un paso de mejorar las condiciones de su rescate

En plena tormenta griega y con Irlanda fuera de los focos, este país está a punto de conseguir una mejora de las condiciones de su rescate, según la BBC.

Irlanda va a beneficiarse de una rebaja del tipo de interés que paga por los créditos de emergencia de la Unión Europea (UE), según la BBC.

Actualmente, Irlanda paga un interés medio del 5,8% por los créditos acordados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), los países de la zona de euro y un fondo especial creado por la Comisión Europea (CE).

Se ignora de momento cuál será el recorte impositivo, pero la emisora británica ha calculado que una rebaja del 1% representaría para ese país en dificultades un ahorro de 400 millones de euros.

Según las fuentes consultadas por la BBC, un procedimiento especial escrito se aprobará antes de la reunión que celebrarán el 17 de mayo los ministros de Finanzas de la Unión, lo que servirá para acelerar la aplicación de la rebaja.

Aunque Gran Bretaña no es miembro de la eurozona, Londres participaría de cualquier acuerdo que se adopte para modificar las condiciones de los créditos suscritos por Irlanda ya que contribuye al Mecanismo de Estabilización Financiera Europea.

El Gobierno británico ha acordado asimismo hacer un préstamo bilateral a Irlanda por un total equivalente a 3.800 millones de euros.

El pasado mes de noviembre, Irlanda solicitó del FMI y de la UE créditos por un total de 85.000 millones de euros, de los que 17.500 millones proceden de la Reserva Nacional de Pensiones del propio país, y aún no está claro qué concesiones tendrá que hacer a cambio.

Dublín se ha mantenido hasta ahora firme en su negativa a renunciar a su extremadamente bajo impuesto sobre sociedades, que es de un 12,5%, como parte de un eventual acuerdo con la UE, desafiando las presiones de Francia y el Reino Unido, que lo consideran una competencia desleal.

Una posibilidad que se menciona es que Irlanda cambie la base de ese impuesto de modo que, por ejemplo, las multinacionales allí domiciliadas sólo puedan aplicar la tasa del 12,5% a las ganancias obtenida directamente en el país.