El barril de Brent cedió un 8,57%

La caída del crudo arrastra a Wall Street

La debilidad de la recuperación de la economía estadounidense ha penalizado con fuerza la cotización del petróleo, que cedió un 8,57% en el caso del barril de Brent, y ha pesado en las Bolsas de Nueva York. El selectivo Dow Jones cedió un 1,10%.

La línea argumental de la jornada ha comenzado con el discurso de Jean-Claude Trichet en el que dejaba entrever que retrasará la subida de tipos prevista para junio en la UE. A partir de ahí la trama de las divisas entra en juego y el euro cede posiciones frente al dólar. El 'billete verde' se aprecia y el barril de petróleo cae con fuerza, el Brent cierra la jornada en 110,80 dólares, con una caída del 8,57%. Un punto de inflexión para Wall Street que tras las dudas iniciales acaba optando por los recortes generalizados lastrado por el peso del sector energético.

Pero poco a poco. Wall Street ha cerrado la sesión con pérdidas del 1,10% en el caso del Dow Jones, mientras que el S&P cedió un 0,91% y el tecnológico Nasdaq un 0,48% lastrados por la fuerte caída de la cotización del petróleo y el mal dato de peticiones de subsidio por desempleo.

El barril de Brent se anotó una caída vertical del 8,57% hasta los 110,80 dólares influenciada por el fortalecimiento del dólar y las malas previsiones sobre la economía de EE UU. El Texas, por su parte, cedió un 8,64% perdiendo la cota de los 100 dólares por barril por primera vez en dos años. Las solicitudes de desempleo semanal en EE UU (a la espera de que mañana se conozcan los datos de paro de abril) crecieron más de lo previsto por el mercado, lo que ha sido interpretado como un síntoma de la débil recuperación de la economía estadounidense, que puede verse reflejado también en una menor demanda energética, de ahí la fuerte caída del crudo. Una depreciación que ha afectado al sector energético. Así, Exxon Mobil cedió un 2,58% y Chevron un 1,97%.

Ni siquiera los buenos resultados presentados por General Motors del primer trimestre del año, que presentaron un beneficio de 2.126 millones, un 264% más que en el mismo periodo del año anterior, sirvieron para que el fabricante de coches escapara de las pérdidas. Al cierre sus títulos perdían un 3,09%.