Reestructuración en las cajas

El nuevo SIP de Cajastur arranca con una morosidad del 4,2%

Las asambleas Cajastur (grupo en el que se integra CCM), Caja Extremadura y Caja Cantabria acordaron ayer la constitución e integración en un Sistema Institucional de Protección (SIP), que sustituye a la fracasada alianza de estas mismas entidades con Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

El nuevo grupo económico consolidable, que transferirá todo el negocio financiero de cada caja a un banco, tendrá un ratio de morosidad del 4,2%, frente al 6,96% que tenía la anterior alianza de cajas.

El SIP, que no requerirá ningún tipo de ayuda pública según las cajas, ha establecido como primera vía para su recapitalización la captación de recursos de inversores privados y, como segunda opción, la generación de recursos internos, a través de plusvalías y retención de beneficios, quedando como último recurso, previsto en la normativa, la suscripción de capital por parte del FROB.

El volumen de activos de la entidad será superior a los 53.000 millones, y contará con más de 1.400 oficinas y 6.500 empleados.

A finales del pasado ejercicio, el grupo contaba con un capital principal del 8,4%, contabilizada ya la merma derivada de la provisión del plan de prejubilaciones y los ajustes por pérdida esperada.