La participada de Iberia multiplica sus pérdidas hasta 21,3 millones

Ryanair y el combustible tumban los resultados trimestrales de Vueling

La agresividad de Ryanair tras su entrada en El Prat, la escalada del precio del petróleo y el hecho de que las vacaciones de Semana Santa hayan caído en abril han multiplicado por 3,6, hasta 21,3 millones, las pérdidas de Vueling entre enero y marzo.

La dirección de Vueling trató de explicar ayer del modo más positivo posible el mal resultado de la aerolínea participada en un 45,8% por Iberia, a la vez que lanzaba un mensaje de continuidad: "Nuestros planes de expansión para este año se mantienen y analizaremos a la vista de la evolución del mercado cuál será la política en 2012".

Ocultos tras el ambiente optimista que ha vivido la compañía tras la firma del acuerdo con Iberia para hacer durante ocho meses una parte de los vuelos de aportación de tráficos de conexión sobre Madrid-Barajas (hasta 800.000 pasajeros), nadie parecía reparar en unos resultados que se estaban deteriorando.

Así, ayer, la comunicación de los trimestrales de Vueling cuyo resultado negativo multiplicaba por 3,6 las pérdidas del primer trimestre de 2010 hasta situarlas en 21,3 millones, constituyeron una cierta sorpresa.

La sobreoferta obliga a bajar precios un 30% en algunas rutas

Fuentes de la dirección de la compañía pusieron en el centro de los motivos que han provocado el descalabro el incremento del precio del crudo en una cifra récord del 41% durante el trimestre. El encarecimiento de este renglón capital en las operaciones ha podido mitigarse hasta dejarlo en un 20% gracias a la política de coberturas.

La empresa señala que cuenta con seguros del precio del combustible hasta septiembre y confía en que sean ciertas las previsiones de los analistas que apuntan una moderación "hasta el rango de los 90 dólares barril" a partir del próximo otoño". Ayer el barril de Brent cotizó a 121 dólares.

Pero la escalada del combustible es solo uno de los factores que han impactado en los resultados de Vueling. El segundo, y tal vez el más importante, es la agresividad con la que Ryanair se ha posicionado en el mercado tras su entrada en el aeropuerto de El Prat en octubre pasado.

Las fuentes antes citadas han asegurado que, sobre todo en los aeropuertos de Barcelona y Sevilla, "se ha producido una situación de sobreoferta que nos ha obligado reducir los precios de los billetes hasta en un 30% cuando en otros mercado hemos logrado mantener o incrementar las tarifas, tras la subida del queroseno".

El exceso de oferta se produce no solo por la presencia de Vueling y Ryanair. El tercero en discordia, Spanair puede terminar siendo el más perjudicado, a la vista de su estructura de costes.

Otro factor que ha tenido un impacto en los resultados de Vueling es el hecho de que las vacaciones de Semana Santa y su tirón de tráfico han caído este año en el mes de abril, mientras que en 2010 se celebraron en marzo.

El ingreso unitario cayó el 5%

Vueling facturó en el primer trimestre de 127,1 millones, un 10 % menos que en 2010. El número de vuelos operados disminuyó un 5% tras el recorte de frecuencias en distintas rutas a causa del encarecimiento del precios del queroseno.

El ingreso unitario por asiento y kilómetro ofertado cayó un 5%. El resultado operativo antes de costes de leasing, amortizaciones, intereses e impuestos fue de 10,5 millones negativos frente al resultado positivo de 11 millones del primer trimestre del año anterior, mientras que el cash flow" se situó en menos 1,5 millones. Vueling transportó 2.068.842 pasajeros, un 7% menos con respecto al mismo periodo del año anterior; operó 16.860 vuelos con un índice medio de ocupación del 69%.

La compañía indicó que mantiene su liderazgo en el aeropuerto de Barcelona, con una cuota del 22%, nueve puntos por delante de su más próximo competidor. La posición de caja de la compañía asciende a 206 millones, lo que "supone un gran respaldo", según la dirección.