Tras anunciar que pospondrá la subida de tipos

Las palabras de Trichet afectan al euro

La moneda común europea ha sufrido una caída de más de 2 céntimos, hasta los 1,4620 dólares. El rendimiento de los bonos alemanes a dos años se ha reducido también 15 puntos básicos hasta el 1,78%.

El BCE esperará hasta después de junio para elevar nuevamente las tasas de interés. Así lo ha anunciado su presidente, Jean Claude Trichet, para disgusto de los inversores que esperaban una reacción más rápido para combatir la inflación. En consecuencia, el euro ha caído a mínimos del día frente al dólar, más de 2 céntimos hasta los 1,4620 dólares.

"Nunca estamos comprometidos de antemano y podemos aumentar las tasas cuando lo juzguemos oportuno", ha dicho hoy Trichet en una conferencia de prensa en Helsinki, después de que el BCE mantuviera su tasa de interés referencial en el 1,25%. El dirigente se ha limitado a decir que el BCE seguirá de cerca los riesgos de la inflación "muy de cerca", evitando una referencia a una subida en junio.

Mientras tanto, los bonos alemanes a dos años han caído 15 puntos básicos hasta el 1,78%. Los responsables políticos prefieren disponer de más tiempo para evaluar la salud de la economía de la eurozona, según parece, antes de elevar la restricción monetaria de abril, la primera en casi tres años. Si bien la inflación se aceleró un 2,8% el mes pasado y el crecimiento económico ha cobrado impulso, unos mayores costes de endeudamiento podrían exacerbar la crisis de la deuda que ya ha obligado a Grecia, Irlanda y Portugal a pedir ayuda externa.

"El BCE parece haber aplazado su próxima alza de tasas de junio a julio", opina Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg Bank en Londres. "Después de eso, esperamos que el BCE eleve las tasas en 25 puntos básicos cada trimestre hasta que el índice principal llegue a un nivel más o menos neutral del 3%".