La boda del año

Fotos no, gracias...Twitter tampoco

Los invitados a la gran boda Real del año tendrán que mostrarse respetuosos y cumplir con una (no corta) lista de recomendaciones de protocolo. Tomar fotos durante la ceremonia religiosa y comentarla en Twitter está desaconsejado.

Guillermo de Inglaterra y su prometida Kate Middleton
Guillermo de Inglaterra y su prometida Kate Middleton

Existen varias normas de estricto cumplimiento para los invitados a la boda entre el Príncipe William y Kate Middelton pero quizá la más importante es que la Reina Isabel II debe ser la última persona en llegar a la abadía de Westminster justo antes de que llegue la novia.

Los invitados deben acudir al evento con la vestimenta adecuada y al ser una boda de día, la prensa especializada podrá contemplar un sinfín de modelos de sombreros en las damas, que eso sí, deberán tener claro que el protocolo aconseja no quitárselo en ningún momento.

Lo más curioso y difícil de cumplir será la parte correspondiente a las nuevas tecnologías. Por temas de seguridad, a las 1.900 personas invitadas a la boda del primogénito de Diana Spencer se les aconsejará que dejen su móvil fuera de la abadía, para evitar así los molestas e inoportunas llamadas, durante un evento que por otro lado será retransmitido en directo por las televisiones de todo el planeta.

Tampoco podrán 'twittear' o publicar en Facebook la evolución de la ceremonia, en la que entre los invitados famosos podremos ver al futbolista David Beckham, el cantante Elton John o el actor Rowan Atkinson. Algo que sin duda si que se hará desde fuera. De hecho, la prometida ya es Trending Topic en España. Mientras que entre los hastag más destacados en todo el mundo se encuentran William & Kate y #cancionesparalabodareal. ¡Qué sean felices y coman perdices!

Por lo pronto, la felicidad puede llegar a la ciudad de Londres, que espera atraer a más de 600.000 turistas, según los datos de Visit London, para una boda que según los cálculos de PwC puede generar un impacto económico de 120 millones de euros.