Marca un mínimo histórico

La CAM se desploma un 14% en Bolsa

La condena a las cuotas participativas de la CAM empieza a hacerse efectiva. La ruptura de Banco Base puso en una situación muy dificil a unos títulos que solo en la jornada de hoy han perdido un 14%.

Las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) no pueden evitar el destino. La ruptura de Banco Base el pasado 30 de noviembre pintó un futuro muy negro para la cotización de estos títulos que solo han podido aguantar los ataques gracias al esfuerzo de algunos operadores, como el de la misma entidad alicantina, para sostener el valor. Desde hace siete sesiones, el rojo ha dominado a unos títulos que acentúan su caída en cada jornada que pasa. El desplome de hoy ha batido récords, un devastador 13,86% que ha dejado a las cuotas en un mínimo histórico de 4,6 euros.

La caja debutó en Bolsa en julio de 2008 con un valor de 5,6 euros. Desde entonces, las cuotas habían experimentado un comportamiento desvinculado del resto de la renta variable y del sector financiero, recabando fuertes alzas en tiempos de debilidad bursátil. Sin embargo, el anuncio realizado por el Banco de España de que la entidad necesitaba 2.800 millones de euros para cumplir con los nuevos requisitos de capital cambiaron el escenario. En apenas dos semanas los títulos se han depreciado un 22 % y el mínimo de 4,77 euros cosechado tras de la quiebra de Lehman ha sido superado.

La ya de por sí difícil situación de estas cuotas se ha visto agravada con la decisión de Moody's de rebajar a la entidad a la categoría de bono basura. Sin embargo, fuentes del mercado han declarado que el principal motivo no es otro que "falta de liquidez que haga contrapeso, algo que si ha sucedido en otras ocasiones". Hoy, las ventas que han liderado UBS, Banco Sabadell y BBVA no han podido ser compensadas por nadie.

La entidad es la única caja de ahorros con cuotas participativas cotizando el Bolsa. Se colocaron en el mercado en 2008, después de varios años de debate sobre la conveniencia de que las cajas tuviesen instrumentos de capital en el mercado. No obstante, ahora han sido invalidadas como fórmula para capitalizar el sector y están condenadas a su desaparición. La CAM tiene en su mano la posibilidad de amortizar las suyas en "cualquier momento", una situación que cada vez cobra más fuerza.

La reducida liquidez de las cuotas de la CAM es la causa de su baja vinculación a lo que haga el resto del sector financiero en Bolsa. En los últimos 12 meses, se han movido de media menos de 59.000 títulos al día, según Bloomberg.