Optimista respecto al acuerdo con los republicanos

Obama advierte de los "graves daños" que tiene no reducir el déficit

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha incidido en la importancia de reducir el déficit del país en un momento en que el que la economía está empezando a crecer de nuevo, ya que, en caso contrario, podría causar "graves daños".

"Si no reducimos este déficit, ahora que la economía ha empezado a crecer de nuevo, si seguimos gastando más de lo que recaudamos, esto va a causar graves daños a nuestra economía", advirtió Obama en un discurso en el ayuntamiento de Annandale (Virgina).

En este sentido, subrayó que, si no se reduce el déficit, sería menos probable que las empresas se instalasen en el país y podría provocar un encarecimiento de los préstamos hipotecarios o para adquirir un coche, porque "si la gente tiene que seguir financiando la deuda estadounidense, en algún momento habrá que empezar a aplicar mayores intereses".

Asimismo, insistió en que si no se pone freno al elevado déficit, tampoco se podrán permitir nuevas inversiones en educación o en energías verdes, así como en muchos otras cosas que importan y "que ayudarán a impulsar la economía y crear puestos de trabajo".

Diferencias políticas

Por otro lado, el presidente estadounidense destacó que tantos demócratas como republicanos están de acuerdo en la necesidad de recortar el déficit del país y añadió que, de hecho, existe un acuerdo generalizado acerca de que es necesario reducir el déficit en cuatro billones de dólares (2,7 billones de euros) en el medio plazo.

"Y cuando la gente en Washington esta de acuerdo en algo, eso es una buena señal. Así que el debate no es si reducimos nuestro déficit, el debate es sobre cómo podemos reducir nuestro déficit", añadió.

Por todo ello, se mostró convencido en que ambas formaciones políticas pueden unirse para cumplir con este objetivo, pese a que reconoció que "no será fácil" ya que es posible que existan "desacuerdos feroces" Sin embargo, aseguró que es "optimista" y está "esperanzado" en que se logre llegar a un acuerdo, como ya ocurrió en ocasiones anteriores.

Las dimensiones del déficit presupuestario y el creciente endeudamiento de Estados Unidos en relación al resto de emisores soberanos con la máxima nota crediticia, así como el riesgo de que los legisladores estadounidenses no alcancen un acuerdo sobre cómo hacer frente a estos desequilibrios antes de 2013, fueron las razones esgrimidas por la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's para revistar la baja la perspectiva de la nota 'AAA' de la deuda de EE UU, que pasa a ser "negativa" desde "estable".