La recapitalización del sector finaciero

Las cajas requieren al menos 7.500 millones de ayudas públicas

El Banco de España aprobó ayer las estrategias presentadas por las 13 entidades con déficit de capital. Bankia, Banca Cívica, Banco Mare Nostrum y el nuevo SIP de Cajastur prevén salir a Bolsa o captar dinero privado. Y Novacaixagalicia, Unnim, Catalunya Caixa y CAM recurrirán inevitablemente al FROB, que les inyectará al menos 7.500 millones de euros. Caja España-Duero solventará su déficit con su fusión con Unicaja.

Banco de España
Banco de España

La intensa reordenación del sistema financiero español superó ayer una nueva jornada determinante que, en cualquier caso, aún no supone ni mucho menos el final de largo proceso de saneamiento que el mercado y el propio Banco de España exige al sector. Los nuevos requisitos de solvencia establecidos por el supervisor desvelaron necesidades de capital en 13 entidades -cuatro bancos y nueve cajas de ahorros-, que ayer recibieron el visto bueno del Banco de España a los planes que han tenido que diseñar para solventar su déficit de capital.

Después de un ejercicio de exigencia que sitúa a la banca española al nivel de capitalización que requerirá la aplicación de los criterios de Basilea III allá por 2013, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se convierte en el comodín inevitable de las cajas más débiles, con una inyección global de al menos 7.500 millones. La búsqueda de capital por parte del sector más cuestionado en el mercado dentro del sistema financiero español ha puesto de evidencia la desconfianza de los inversores hacia las cajas, lo que ha terminado por definir al grupo con más posibilidades de seguir compitiendo sin ayudas públicas. Por el contrario, CAM será la que más ayuda del FROB requiera, 2.800 millones, una cifra que deja a la entidad intervenida de facto y con la perspectiva de una posterior venta en subasta.

El recurso al FROB es una opción contemplada para todas las cajas con déficit de capital, aunque sea como mera hipótesis en las entidades que buscarán dinero privado y para las que ahora llega el momento decisivo para medirse al mercado. Así, en el mes de septiembre tendrán que haber logrado en principio los fondos requeridos. Las entidades que acuden al FROB también contarán con ese margen de tiempo para lograr captar capital privado o los ingresos suficientes -venta de activos- con los que rebajar su dependencia del FROB.

Bankia

Su proyecto de salir a Bolsa reduce sus necesidades de fondos desde los 5.775 millones iniciales a 1.795 millones. Junto a Caixabank es, según los expertos, la que tendrá más respaldo del mercado. Para facilitar el proceso, acaba de anunciar la creación de un banco malo, en el que incluirá los activos adjudicados en suelo y los créditos ligados a este, algunas participaciones y el paquete ayudas que recibió del primer FROB. La entidad presidida por Rodrigo Rato busca un consejero delegado para reforzar su gestión.

SIP de Cajastur

El nuevo SIP formado por Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria tiene establecido como primera opción, para obtener los 519 millones que le faltan, acudir al mercado y conseguir inversores privados que se hagan con el 20%. Con ello evitaría pedir ayudas al FROB. Esta estrategia le permitirá contar con un excedente de capital próximo a los 600 millones, ya que los requerimientos pasarían a ser del 8% frente al 10% actual. Esta política de fortalecer su balance se complementará, según fuentes consultadas, con otros 200 millones procedentes de parte del beneficio previsto para este año y que se dirigirán a reservas. Una segunda opción es la venta de activos que no incluiría a sus participaciones en cotizadas como Enagás o EDP.

CAM

La ruptura de su fusión en Banco Base ha obligado a CAM a pedir la totalidad de los 2.800 millones que precisa de capital al FROB, lo que le dará al Estado el control del 70%. Su entrada, no obstante, será transitoria, ya que la caja alicantina lleva semanas buscando alguna entidad compradora. Aunque los nombres que más sonaron en un principio como interesados han sido bancos (Santander, BBVA o Sabadell), parece ganar puntos la posibilidad de que sea absorbida por Ibercaja. Pero quedan flecos por resolver. Las entidades quieren que el supervisor apruebe un Esquema de Protección de Activos, es decir, un mecanismo que les cubriera ante la aparición de posibles nuevas pérdidas en la CAM, si bien el Banco de España parece mostrarse reticente a la medida.

Novacaixagalicia

La solución mixta. La entidad gallega ha optado por la entrada de capital privado (está diseñando un plan para captar entre 650 y 1.000 millones) y el resto, hasta los 2.622 millones de capital, lo suplirá con las ayudas públicas. En una segunda fase prevé salir a Bolsa. Su búsqueda de fondos privados se centra sobre todo entre los empresarios gallegos, una manera de preservar los vínculos con la región y de defender la alternativa preferida desde el principio por la Xunta.

BMN

El grupo que integra a Cajamurcia, Caixa Penedès, Sa Nostra y Caja Granada tiene la luz verde para seguir adelante con sus planes de salir a Bolsa. BMN prevé colocar en torno al 20% de su capital, lo que equivaldría a unos 500 millones. Fuentes financieras aseguran que lo más probable es que la mitad de esta cifra sea suscrita por inversores institucionales, con los que el SIP lleva manteniendo conversaciones en las últimas semanas, y el resto se capte en la propia red. La duda es si la entrada de los institucionales se producirá antes o en el momento de su salto al mercado. Aun así, BMN, como el resto, no descartaría acudir al FROB si fuera necesario.

Catalunya Caixa y Unnim

Las prioridades de las cajas catalanas son dispares. Unnim desea participar en una fusión que le permita cumplir los requisitos de capital y evitar que el Estado se convierta en su accionista. Pero si no prosperan las negociaciones en curso con otras cajas, la entidad solicitaría dinero público. Sus necesidades ascienden a 568 millones, pero se rebajarán a 368 millones gracias una suscripción de preferentes por 200 millones por el propio FROB. Catalunya Caixa ha optado por la ayuda estatal para cubrir los 1.718 millones que necesita, pero todavía debate si esta vendrá a través de la compra de preferentes o mediante inyecciones al capital.

Barclays y Deutsche

Las dos entidades que no superaron los requisitos de solvencia impuestos por el Banco de España han logrado el apoyo necesario de sus matrices. Barclays recibirá 1.300 millones desde Londres, cifra que rebasa ampliamente su necesidad de 552 millones. Deutsche ha aprobado inyectar 223 millones en su filial española, que tenía un déficit de 182 millones.

Calendario

Pasos pendientes

-En junio se celebra el test de estrés de la UE, en el que participa casi toda la banca española.

-El 30 de septiembre debe haberse ejecutado la recapitalización. Las OPV pueden lograr prórrogas hasta marzo de 2012.