Tardará tres años más en llegar al 80% de las casas con 10 megas

Telefónica rebaja sus planes en la ultraalta velocidad

Telefónica dijo en junio de 2008 que el 80% de los hogares españoles tendría acceso a velocidades de navegación en internet iguales o superiores a 10 megas a cierre del año pasado. Ahora, está meta se retrasa a 2013.

En junio de 2008 Lehman Brothers todavía era un banco de inversión respetable. La Gran Recesión acechaba, pero pocos podían prever su intensidad. En ese escenario, Telefónica habló de sus previsiones de despliegue de fibra óptica en España, de las redes de ultraalta velocidad, aquellas que pueden llevar velocidades de 100 megas al hogar de los clientes.

Sus planes entonces pasaban por empezar a acelerar el proceso de despliegue, con un desarrollo escalonado que comenzara por la mejora de las redes para llevar al 80% de los hogares la capacidad de navegar por internet a 10 megas antes del cierre de 2010. En ese momento, el 40% de las casas tendría acceso a 30 megas y un 25% a 100 megas de velocidad.

El 31 de diciembre de 2010 es ya historia y Telefónica está lejos de cumplir sus planes. Según la presentación remitida a la CNMV en el marco de la conferencia de inversores que está celebrando la operadora en Londres, el programa se retrasa. Para empezar, los 100 megas no aparecen en el documento. En cambio, Telefónica deja claro que el despliegue de fibra y todos los desembolsos en mejora de capacidad de la red en España serán "flexibles y adaptados a las condiciones de mercado".

Así, Telefónica reconoce que cerró 2010 con un 75% de los hogares con capacidad para conectarse a 10 megas y que llegar al 80% le costará tres años más, hasta finales de 2013. La operadora tampoco habla de 30 megas, sino de 25 megas, que ahora están en el 30% de las viviendas y llegarán al 45% en 2013.

Venta de activos

Todos estos datos constan en la presentación de Guillermo Ansaldo, presidente de Telefónica España, ante los analistas. En este documento también se dice que la compañía logrará 600 millones de euros en tres años con la venta de activos no estratégicos, como aplicaciones tecnológicas o inmuebles.

El objetivo de Telefónica España para los próximos tres años combina dos aspectos. Por un lado está la rebaja de costes y la mejora de la productividad. La venta de activos y el recorte de plantilla anunciados van en esta dirección. Por otro lado está el crecimiento comercial, la forma de conseguir que no sólo los gastos bajen y haya resultados extraordinarios, sino que los ingresos dejen de caer y se consigan canales de ventas adicionales.

Uno de ellos sería la red de fibra y la mejora de la capacidad en la infraestructura celular, pero la inversión que conllevan hace que esta estrategia se mire con mucho cuidado. En todo caso, Telefónica intentará capturar las oportunidades de crecimiento rentable que haya en este campo, al igual que en el resto del mercado.

Con todo ello, su meta es mantener su peso en el mercado y terminar 2013 con entre el 48% y el 50% de la cuota por ingresos en telefonía fija y móvil en 2013. Con ello, espera generar 1.200 millones de euros extra de facturación hasta esa fecha.