Según las previsiones, el abono de 2012 le supondrá el 90% del beneficio

¿Hasta dónde estirará Telefónica el dividendo?

Telefónica se enfrenta a cifras nunca vistas de porcentaje de beneficio que va a destinar a dividendo. El año que viene, las previsiones dicen que el pay out superará el 90%. ¿Es sostenible?

La nueva política de retribución al accionista se presenta como la pieza clave del encuentro de dos días que tendrá Telefónica a partir de las tres de esta tarde con varios centenares de analistas y grandes inversores en Londres.

En ese momento dará respuesta a una de las principales dudas del mercado, ¿hasta dónde puede llegar la operadora? ¿Hasta dónde puede estirar el dividendo con el nivel de beneficios que se prevé para los próximos años?

Y es que 2010 ha sido un ejercicio especial. Las plusvalías contables que se ha anotado Telefónica al subir el precio pagado por la operadora brasileña Vivo han disparado el beneficio y lo han llevado por encima de los 10.000 millones. Eso son 2,25 euros de beneficio por acción, pero buena parte de ese dinero no es real, es solo contable, lo que quiere decir que no ha supuesto entrada de caja en la compañía.

Gracias a estas plusvalías, Telefónica ha logrado reducir al 62,2% el pay out de 2010, el porcentaje del beneficio que se destina al dividendo, esa remuneración que sí representa una salida de caja efectiva. Pero para 2011 y 2012 la operadora no cuenta con extraordinarios similares y las cifras desnudas dicen que la operadora tendrá que destinar más de un 86% de sus ganancias de este año a remunerar a los accionistas con los 1,60 euros prometidos de dividendo y más de un 91% de los números negros que consiga en 2012 para honrar los 1,75 euros anunciados. Eso, al menos, dicen los analistas, ya que los cálculos se han hecho con las previsiones del consenso de la agencia Bloomberg de beneficio por acción.

¿Se puede ir a más? ¿Es capaz Telefónica de seguir subiendo su dividendo? Todo depende de sus previsiones de crecimiento, de rentabilidad, de inversión y de las perspectivas de Latinoamérica. Telefónica desvelará todo esto en la conferencia de analistas, así que se verá dónde quiere poner el acento para los próximos años.

Lo que está claro es que las cifras de pay out para los próximos años suponen algo desconocido en el mundo empresarial español y en la historia de la compañía. Desde 2003, las cantidades del beneficio destinadas a dividendo por parte de la operadora han estado entre el 40% y el 60% salvo un pico en 2004, cuando el dividendo creció mucho más que los beneficios. Ahora Telefónica se enfrenta a porcentajes nunca vistos. ¿Es sostenible? Ella misma lo dirá.