Cree que las reformas deberían haberse hecho antes

Ordóñez: Una solución privada para la CAM "sería bienvenida"

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, insistió hoy en que el proyecto de reestructuración de la CAM se va a tratar como cualquier otro, pero "si se consigue de forma privada sería bienvenido", ya que "lo importante" es que todas las entidades cumplan con los requisitos de capital del 8% ó 10%.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante el XVIII encuentro del Sector Financiero.
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante el XVIII encuentro del Sector Financiero.

Este año continuará el ajuste y para el sector bancario "será incluso uno de los años más duros". Esta es la advertencia que hizo hoy el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante el XVIII encuentro del Sector Financiero. Por ello, consideró "imprescindible" mantener la continuidad y la ambición de las reformas económicas.

En su opinión, durante las épocas de bonanza se deberían haber tomado más medidas para garantizar la solvencia del sistema financiero, en alusión a los dos anteriores gobiernos españoles y a la gestión de las Comunidades Autónomas.

En este sentido, reconoció que "ahora ve con claridad" que la reforma de la gobernanza de las cajas de ahorros y su sometimiento a la transparencia y disciplina de mercado "se debería haber acometido antes, en los buenos tiempos y no en medio de la crisis", aunque valoró que se ha logrado impedir la "supervivencia de entidades zombies".

Rechazó, no obstante, que la inyección de capital en las cajas haya llegado tarde, ya que de haberse hecho antes siguiendo el ejemplo de los países que inyectaron cantidades ingentes de dinero público en sus grandes bancos inmediatamente después de la crisis de Lehman, se hubieran malgastado los recursos públicos y "hubiera sido un error".

El alto cargo aseveró que tanto las reformas del sector bancario como todas las que se están abordando ahora, tales como las del gasto público, pensiones y laboral, se deberían haber hecho durante los años de expansión, ya que el ajuste de una economía que ha acumulado desequilibrios durante diez años "era inevitable".

"La crisis puso de manifiesto la necesidad de abordar reformas estructurales en ámbitos como el mercado de trabajo, el gasto público o las cajas", indicó Ordóñez, que defendió el "ambicioso conjunto de medidas" que desde entonces adoptaron el Gobierno y el Parlamento, entre ellas la de la reestructuración de las cajas, un proceso que "con la ayuda de los fondos del FROB" se ha realizado con una intensidad extraodinaria".

Ordóñez recordó que en menos de dos años las 45 cajas existentes se han visto reducidas a un tercio y el proceso de consolidación ha afectado al 95% de los activos totales del sector.

Ordóñez explicó que el decreto de reforzamiento de la solvencia financiera ha evitado el estrangulamiento del crédito (credit crunch) que se habría producido como consecuencia del cierre de los mercados a buena parte de las entidades españolas.

Futuro de la CAM

En cuanto a la CAM, entidad que ha solicitado 2.800 millones de euros al FROB para recapitalizarse tras fracasar su intento de integrar el SIP Banco Base, Ordóñez dijo que hasta que el FROB no actúe no se decidirá sobre el futuro de la caja, en la que están interesadas entidades como el Santander e Ibercaja. La CAM debe presentar su nuevo plan de recapitalización antes de que el FROB mueva ficha.

El gobernador subrayó que el compromiso del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de aportar fondos públicos no supone, como se ha dicho, una nacionalización sino una ayuda de carácter excepcional.

Aseguró que los inversores y el mercado deben tener claro que al final del proceso de recapitalización todas las entidades españolas cumplirán con los requisitos de capital (8% o 10%).

Insistió en que el proyecto de la CAM se va a tratar como cualquier otro y añadió que, "si se consigue de forma privada sería bienvenido, pero lo importante de cara a los inversores es que cualquier resultado tenga el 10% o el 8% de capital".