Análisis de valores

BBVA da a elegir entre el dividendo o más acciones

El 11 de abril finaliza el plazo para pedir la retribución en efectivo.

Los accionistas de BBVA deben decidir en los próximos días si desean recibir el dividendo de abril en metálico o acciones. El banco aprobó en la junta del 11 de marzo esta fórmula de retribución, un mecanismo que permitirá a la entidad reducir el desembolso en un momento en el que cobran relevancia los colchones de capital. Aquellos que deseen cobrar en efectivo tienen hasta el 11 de abril para avisar al banco. Si no lo hacen recibirán acciones.

BBVA se suma a así a otras compañías como Santander o Iberdrola que ya han optado por dar al accionista a elegir entre recibir acciones de nueva emisión o efectivo a cambio de no acudir a una ampliación de capital liberada.

"El pago en acciones es positivo para la entidad. Para el inversor depende. A día de hoy, y con un horizonte de inversión a largo plazo, los precios son lo suficientemente atractivos para aceptar el dividendo en acciones. Para el inversor de corto plazo quizá no sea tan interesante porque aún hay muchas incertidumbres como el riesgo soberano o la debilidad del negocio que seguirán generando volatilidad", explica Nuria Álvarez, de Renta 4.

BBVA 5,66 1,58%

Los accionistas en realidad tienen tres opciones. Recibir las acciones nuevas de forma gratuita, recibir el equivalente al dividendo en metálico, lo que implica vender sus derechos directamente a BBVA, o vender los derechos en el mercado antes del 15 de abril.

Al inversor que le interese recibir acciones le corresponderá una nueva por cada 59 derechos. Cada accionista recibirá un derecho de asignación gratuita por cada acción. La asignación de acciones tiene la ventaja de no estar sujeta a retención fiscal. El paso por Hacienda se aplaza al momento de la venta de títulos. A los interesados, el banco les asignará automáticamente las acciones que correspondan y no hace falta que avisen.

La segunda opción a la que opta el accionista es la venta de sus derechos a BBVA. El banco se ha comprometido a pagar un precio bruto de 0,149 euros, lo que a efectos prácticos es una forma de recibir el dividendo en metálico y por ello el pago estará sujeto a una retención fiscal del 19%. Aquellos que elijan por esta vía deberán comunicarlo antes del 11 de abril.

La tercera opción consiste en vender los derechos directamente en el mercado y no a BBVA. En este caso cobrarán en metálico la venta del derecho y no estará sujeto a retención fiscal inmediata. Los derechos cotizan desde el pasado viernes y el 15 de abril concluirá el periodo de negociación. En el mercado cotizaban ayer a 0,15 euros. Los entendidos aseguran que hasta 11 de abril, cuando finaliza el plazo para vender a BBVA, los derechos probablemente no caerán por debajo de los 0,149 euros que ha asegurado la entidad puesto que ello daría pie a compras especulativas. Eso sí, entre el 11 y el 15 de abril el precio de los derechos se moverá seguramente más acorde con el precio de la acción. Ayer entrar en BBVA vía derechos costaba (0,149x69) 8,79 euros y la acción cerró a 8,62 euros, algo que se ajustará previsiblemente tras el 11 de abril.

Emisión de bonos sénior

BBVA emitó ayer 500 millones en bonos sénior a cinco años a 180 puntos básicos sobre el midswap, lo que dejó el cupón en el 4,875%. La demanda igualó la oferta y el 90% se adjudicó a extranjeros. Con esta operación, BBVA culminó la emisión de deuda a un mayor plazo realizada por una entidad española en 2011 y eleva a más de 3.000 millones sus colocaciones de deuda senior este año.