Prepara una directiva que evite los problemas de financiación

Bruselas quiere obligar a la banca a cubrir su liquidez con deuda pública

La Comisión Europea prepara una directiva con la que garantizar la liquidez de la banca que podría obligar al sector a responder por sus necesidades a corto plazo con títulos de deuda pública. El sector rechaza tajantemente la medida y la achaca a los crecientes apuros de financiación de los Estados.

Bruselas quiere obligar a la banca a cubrir su liquidez con deuda pública
Bruselas quiere obligar a la banca a cubrir su liquidez con deuda pública

Por primera vez, Bruselas plantea la armonización de las normas sobre liquidez en el sector bancario, un criterio regulador que se había dejado hasta ahora a las autoridades nacionales y al que no se había prestado demasiada atención antes de la crisis. Y la Comisión Europea parece decantarse por una armonización lo más restringida posible, que solo computaría a efectos de requisitos de liquidez activos como el dinero contante y sonante o los títulos de deuda soberana.

Esa norma, que se incorporaría a la cuarta versión de la directiva europea sobre requisitos de capital, ha hecho saltar las alarmas del sector bancario, que teme verse inundado por unos títulos de escasa rentabilidad.

La banca europea cree que la medida solo responde al "apetito" de financiación de las Administraciones públicas y a la necesidad de garantizar la colocación de la avalancha de deuda pública que se espera en los próximos meses en la zona euro como consecuencia de la crisis económica.

La banca cree que la UE busca asegurar demanda para los bonos soberanos

Los principales bancos europeos están presionando al comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, para que amplíe la definición de activos computables e incluya otros más rentables como el oro o los bonos convertibles.

El departamento de Barnier afirma que la decisión aún no está tomada y fuentes del sector aseguran que el comisario ha aceptado recibir en los próximos días a sus representantes para debatir el asunto.

Fuentes de la banca española confían en que finalmente se incluyan activos como las cédulas hipotecarias o los bonos convertibles en el cómputo de la liquidez. Y recuerdan que, de todos modos, la norma, cuya entrada en vigor se prevé para 2012 o 2013 como muy pronto, podría revisarse cuatro o cinco años después tras comprobar su impacto.

Michel Barnier inició la reforma como respuesta a los problemas de liquidez surgidos durante la actual crisis financiera, los cuales, recuerda el departamento europeo de Mercado Interior, "requirieron un apoyo del sector público sin precedentes".

La crisis, añaden los representantes de Bruselas, también reveló "la rapidez y virulencia" de los problemas de liquidez y que ciertos canales de financiación del sector bancario "pueden cerrarse de un día para otro".

Para evitar una repetición de esos acontecimientos, Bruselas quiere que los bancos dispongan de recursos disponibles de manera inmediata para cubrir sus necesidades al menos durante 30 días.

Y la Comisión considera que en esa categoría solo deben incluirse activos que garanticen la liquidez incluso en las condiciones más extremas de deterioro de un mercado. El sector bancario defiende que instrumentos como el oro o los bonos convertibles cumplen esa condición.

Además, fuentes de la banca recuerdan que "ese tipo de activos no ha perdido liquidez ni precio durante la crisis".