Entre cuotas participativas y participaciones preferentes

La CAM colocó 2.000 millones a pequeños inversores

La CAM ha sido una de las cajas más activas en la colocación de distintos productos al pequeño inversor. En los últimos años, entre participaciones preferentes, cuotas participativas y deuda subordinada, ha vendido a particulares 2.000 millones de euros en productos de inversión.

Oficina de la CAM.
Oficina de la CAM.

Las inversiones, en todo caso, no corren tanto peligro como podría aventurarse. Entidades intervenidas o con fuertes pérdidas como CajaSur o CCM han seguido retribuyendo sus participaciones preferentes, y la propia CAM pagará dividendo a sus cuotas participativas (que apenas han caído de precio).

La CAM cuenta con unos 1.400 millones de euros en participaciones preferentes, el 94% de ellas vendidas en oficinas a clientes minoristas. La mayor colocación fue la de 2009, cuando obtuvo 850 millones de euros, en medio de la avalancha de participaciones lanzadas por bancas y cajas españolas como el mejor recurso para fortalecer sus balances utilizando su poderosa red comercial. Solo ese año el sector vendió más de 12.000 millones de estos instrumentos. Las vendidas por la CAM en 2009 pagan, hasta el próximo septiembre, una rentabilidad anual del 7,35%; a partir de entonces pagarán -si mantienen la remuneración claro- el euríbor a tres meses más un diferencial del 5,9%.

Estos 1.400 millones de euros en preferentes representan el 25,5% de los 5.500 millones de euros de recursos propios de la caja alicantina a cierre del tercer trimestre de 2010, los últimos datos públicos. Se trata de un porcentaje muy elevado, dado que las preferentes pueden representar como máximo el 30% de los recursos propios básicos (Tier1).

Como siempre, las preferentes sólo abonarán remuneración en caso de que la entidad haya obtenido el beneficio distribuible suficiente durante el ejercicio anterior. Así, en caso de registrar pérdidas, no pagarán el cupón al año siguiente. De momento, no es el caso, pues en 2010 la CAM obtuvo, según los datos comunicados a la CNMV, un beneficio de 244 millones de euros.

Igualmente, el Banco de España puede decidir el impago de su remuneración en caso de que la entidad incumpla el ratio mínimo de solvencia establecido. Su capacidad para absorber pérdidas implica que la entidad puede liquidar la emisión por debajo del precio de colocación. Por estos dos motivos, las preferentes computan dentro del Tier 1, junto al capital puro y dura, las reservas y los bonos obligatoriamente convertibles.

En cualquier caso, tanto en los casos de Caja Castilla la Mancha, intervenida por el Banco de España, como en CajaSur, los titulares de preferentes no han notado las multimillonarias pérdidas sufridas por las cajas. CCM recompró las preferentes al precio de salida y CajaSur siguió pagando religiosamente el cupón. La última fecha en la que la CAM pagó el cupón fue el 29 de marzo, un día antes de que se rompiese la fusión de Banco Base.

Quizá porque nunca una preferente bancaria ha dejado de pagar, las cotizaciones en AIAF de las preferentes de la CAM de momento ni se inmutan, y en todos los casos cotizan por encima de los precios de colocación. Los expertos explican que su liquidez es mínima y que las transacciones suelen realizarse en un mercado creado en las propias oficinas de las entidades.

Además de las preferentes, la CAM es la única caja de ahorros que ha colocado en el mercado coutas participativas. En julio de 2008 vendió 300 millones de euros en estos instrumentos de capital, de los que dos terceras partes se vendieron a clientes particulares en la red de oficinas de la caja. Las cuotas se pueden vender libremente en el mercado, algo que han hecho numerosos inversores. Pero las cuotas han aguantado el chaparrón en Bolsa gracias a la intervención de la propia caja. En la sesión del jueves el bróker de la CAM, Gesamed, pasó de ser el mayor vendedor de cuotas en el mercado (los clientes las compraron a través de la caja) cuando el título se desplomaba a convertirse en el mayor comprador. El volumen de negociación fue histórico, de casi medio millón de títulos.

La caja, en la asamblea del pasado martes, acordó la distribución entre sus cuotapartícipes de un dividendo de 0,16 euros por cuota participativa, por importe total de 8 millones de euros, que se pagarán en 30 días. La caja destinará a retribuir las cuotas participativas 16,9 millones de euros procedentes del resultado de 2010, mientras que dedica a reservas otros 192 millones y a obra social 35 millones de euros.

La CAM también colocó entre minoritarios (la inversión mínima eran 600 euros) una emisión de 300 millones de deuda subordinada en 2004, con un tipo de interés del euríbor más el 0,15% hasta 2024. Se trata de deuda perpetua, pero la CAM la podrá amortizar en cualquier momento a partir de 2014.