Batalla por el ahorro

Tipos más altos, tregua insuficiente para la banca

El alza de tipos que prepara el BCE aliviará los márgenes al elevar los ingresos por créditos. Pero no lo suficiente para compensar el desgaste de la guerra del pasivo y el desafío de los vencimientos

Tipos más altos, tregua insuficiente para la banca
Tipos más altos, tregua insuficiente para la banca

Malos tiempos para las entidades financieras, cuyos márgenes de intermediación (la diferencia entre lo que cobran por los créditos y lo que pagan por los depósitos) han quedado estrangulados durante la actual crisis económica y financiera. El margen de intereses de los bancos que operan en España se cifró el pasado año en 16.878 millones de euros, lo que supone un descenso del 16,1% respecto a 2009, según los datos individuales de la Asociación Española Bancaria (AEB). Las cajas, por su parte, aún no han hecho públicas sus cuentas a cierre de año, pero la evolución en los nueve primeros meses indica las mismas o mayores muestras de debilidad: su margen de intereses se desplomó un 25,7%, hasta los 11.375 millones de euros.

La subida del precio oficial del dinero que previsiblemente anunciará el Banco Central Europeo (BCE) el próximo día 7 supondrá un alivio para la banca al elevar los ingresos procedentes de los intereses que aplican a los préstamos a un tipo de interés variable, pero el impacto, en general, será limitado a corto plazo.

Repreciación de los créditos

Las entidades creen que el saldo entre lo que cobran por los créditos y pagan por los depósitos seguirá siendo negativo

"En el verano de 2008 el euríbor a un año estaba en el 5,5%, mientras que la media de la cartera de créditos actual ronda el 1,2%. El ajuste ha sido fortísimo. Para las entidades financieras la subida de tipos tiene que ser positiva, pero no a corto plazo ya que la repreciación de los créditos (la revisión de las cuotas mensuales que abonan los clientes por sus hipotecas a tipo variable) se realiza cada seis o doce meses", explican desde el servicio de estudios de una gran entidad financiera.

A este retraso en la actualización de los intereses percibidos por los créditos, que las entidades están compensando de momento con un incremento de los diferenciales que aplican a sus hipotecas -esta prima sobre el euríbor ha pasado de los 0,5 puntos que cobraban hace unos meses hasta los tres puntos-, se suman los problemas de liquidez que persisten en el mercado. Esta situación, que dura ya más de dos años, ha obligado a bancos y cajas de ahorros a remunerar el pasivo muy por encima de los costes de financiación que están soportando.

Costes de financiación

Actualmente, pagan rentabilidades de hasta el 4,5%, cuando el euríbor a un año cotiza a niveles del 2%. En principio, por tanto, lo lógico sería que no trasladaran inmediatamente la subida del precio oficial del dinero a la remuneración de sus cuentas y depósitos, algo que en otras épocas solía producirse en un plazo de unos seis meses, pero en esta ocasión la política comercial de cada entidad dependerá de que su posición de liquidez sea más o menos holgada. Y también, del deseo de ganar cuota de mercado, aprovechando la debilidad de algunas cajas de ahorros y del intenso proceso de fusiones del sector.

El problema, según reconocen dentro del sector, es que algunas entidades no tendrán más remedio que seguir manteniendo una estrategia en depósitos muy agresiva si quieren mantener su actual base de clientes y su volumen de pasivo. A ello se suma la necesidad de renovar los depósitos que vencen esta primavera, que ascienden a más de 104.000 millones de euros. De esta cifra, Santander acapara casi un tercio con su depósito a un año al 4% que lanzó en marzo de 2010.

"Estamos en un momento crítico de reconversión del sector financiero. Hay bastantes entidades en una tensión muy grande para sobrevivir, por lo que se pueden producir movimientos desesperados", afirma un directivo del sector que prefiere no ser citado.

Otra de las razones que apuntan son los nuevos criterios de solvencia dictados por el Banco de España, que exigen a las entidades que su dependencia de los mercados mayoristas no supere el 20%. De excederse este límite, el supervisor ha establecido que el ratio de capital principal debe ser del 10% y no del 8% si no cotizan en Bolsa.

Al margen de este requerimiento del supervisor, muchas entidades tienen todavía cerrado el acceso a los mercados de capitales internacionales. Sin ir más lejos, en los últimos meses solo han conseguido colocar deuda sénior los dos grandes bancos, Santander y BBVA. En cédulas hipotecarias sí que han acudido al mercado con éxito todos los bancos y cuatro cajas de ahorros: La Caixa, Caja Madrid, Unicaja y Kutxa.

"Las entidades financieras pagarán más por su financiación. Es posible que las más pequeñas, que no pueden acceder a fuentes más baratas, como emitir en los mercados internacionales, y que por tanto deben recurrir con más frecuencia al mercado interbancario vean aún más encarecido su pasivo", afirman en un gran banco.

En general, los banqueros auguran un panorama para el negocio financiero en España bastante sombrío para lo que resta de año. Manuel Tresanchez, director del segmento de particulares de Banco Sabadell, afirma que "la tensión en los márgenes va a seguir". Añade que para que el efecto fuera positivo los tipos de interés deberían subir mucho más. Y, de momento, las perspectivas no apuntan a un brusco giro al alza de la política monetaria en la zona del euro. Se prevé que los tipos oficiales repunten entre 0,5 y 0,75 puntos este año, desde el 1% actual, y alcancen la cota de entre el 2,25% y el 2,50% durante el próximo ejercicio. Tresanchez concluye que "mientras exista un cierto déficit de liquidez, la tensión en precios va a continuar, aunque es posible que se produzca una relajación".

También en Novacaixagalicia son pesimistas. "Se espera que el margen de intereses sufra cierto descenso respecto al ejercicio precedente, pero como consecuencia de diferentes factores y no exclusivamente debido al incremento de los tipos", afirman desde la entidad.

La caja gallega, resultado de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, enumera entre los motivos el mayor coste de la financiación mayorista para las entidades españolas, debido al incremento de la prima de riesgo; la menor apelación a la póliza del BCE y la subida de la curva de tipos, ya que no es posible repreciar el activo al mismo ritmo que el pasivo.

La remuneración de los depósitos sube medio punto en 12 meses

La remuneración media de los depósitos a 12 meses ha subida como la espuma en los últimos meses. Según los últimos datos del Banco de España, correspondientes al pasado mes de febrero, esta ha aumentado en las nuevas operaciones en 0,48 puntos en doce meses: ahora pagan un 2,47%, cuando en el mismo mes de 2010 abonaban de media el 1,99%.

Los bancos han sido los que más han elevado la retribución a sus clientes más fieles, al pasar la rentabilidad de sus depósitos a un plazo de hasta un año del 1,94% al 2,53%, mientras que en las cajas de ahorros el incremento en este tipo de productos ha sido del 2% al 2,38%.

En los nuevos depósitos con una duración entre uno y dos años, la rentabilidad se ha incrementado en este periodo desde el 2,36% hasta el 2,98%.

Por las cuentas corrientes o el ahorro a la vista, sin embargo, la remuneración es cada vez menor: esta ha bajado del 0,31% de febrero de 2010 al 0,29% del pasado mes de febrero.

Cien mil millones

Depósitos hasta un año: entre marzo y mayo las entidades financieras españolas captaron un total de 104.111 millones de euros en depósitos con una duración de hasta un año, según los datos del Banco de España. Santander rompió el mercado el año pasado con el lanzamiento de su depósito a un año al 4%, con el que consiguió 30.000 millones de euros, frente a los 33.139 millones que captaron entre todos los bancos. Las cajas, por su parte, se hicieron en estos tres meses con un total de 57.064 millones de euros en depósitos con una duración de hasta 12 meses.

Loas frentes abiertos

PRæpermil;STAMOS El alza de tipos les permitirá obtener más dinero por los créditos a tipo variable de su cartera. Pero también esta situación conlleva algunos riesgos para las entidades financieras, ya que el aumento de las cuotas mensuales que pagan tanto los particulares como las empresas por los préstamos podría añadir más presión sobre la tasa de morosidad. El incremento de los créditos impagados no tendría por qué ser muy elevado, según los expertos. ¢La subida de tipos no va a venir bien a la morosidad, pero es que veníamos de tipos extraordinariamente bajos¢, afirma un directivo de una caja.

DEUDA El Banco de España estima que el grueso de los vencimientos de deuda de la banca española se concentra a partir de 2013, con más del 50%, lo que le proporciona un cierto margen de maniobra. Entre enero y junio de este año apenas vence un 10% de la cartera total de deuda a medio y largo plazo y en el segundo semestre del ejercicio alrededor de un 5%.

CAPTAR PASIVO Es uno de los principales problemas que tienen las entidades. La crisis económica y financiera ha mantenido cerradas a cal y canto otras fuentes de financiación durante más de dos años, al mismo tiempo que ha disparado los costes para obtener liquidez. Ello ha desatado una batalla por la captación del pasivo, obligando a bancos y cajas a pagar rentabilidades por encima del cuatro por ciento cuando el euríbor a un año apenas ronda el dos por ciento. Este es el principal motivo que ha estrangulado sus márgenes de intermediación.