La CECA también preocupada por la división interna de Banco Base

El Banco de España, pendiente de la disputa entre Cajastur y la CAM

El Banco de España y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) están mediando para evitar que fracase la fusión de Banco Base, que acogería a Caja Cantabria, Caja Extremadura, Banco CCM, Cajastur y la CAM. æpermil;sta dos últimas entidades mantienen discrepancias sobre la valoración de activos de la caja alicantina y la cuantía de la ayuda estatal que sería necesario solicitar para cumplir con los requisitos impuestos por el regulador.

Las diferencias de parecer que sostienen Cajastur y la CAM están imprimiendo más incertidumbre de la deseable, a pocas horas de que expire el plazo dado por el regulador para que las entidades con problemas de solvencia presenten sus propuestas.

Banco Base lleva varios días sin saber nada de la CAM, pero espera que sus responsables se presenten mañana a la reunión del consejo de administración. Los responsables del grupo se han citado a primera hora de la mañana para decidir su futuro y cerrar el proyecto de recapitalización que deben hacer llegar al Banco de España.

Fuentes próximas a Banco Base apuntan a que la solución pasaría por que CAM ceda parte de su cuota de poder en favor de Cajastur. Pero antes será necesario encontrar un punto de acuerdo sobre algunos aspectos:

-Valoración de los activos. La creación del banco en el que se engloba la actividad financiera de Banco Base ha puesto de manifiesto la disconformidad de Cajastur sobre la valoración de realizada por CAM sobre su negocio. Los criterios de valoración de la caja asturiana serían mucho más estrictos que los de la caja alicantina. En este sentido, la pretensión de Cajastur es que la cuota de representación de CAM en Banco Base se reduzca del 40% actual al entorno del 20%.

-Salida a Bolsa o ayudas del FROB. La salida a Bolsa ha sido una de las opciones barajadas en Banco Base para lograr los 1.447 millones de euros de capital adicional que exige el Banco de España. Y es también un foco de división interna. Así, Cajastur se inclina por desechar la idea, ante el fuerte descuento que requiere el mercado para asegurar el éxito de la colocación, y asume la petición de ayuda al FROB. En cambio, la alicantina CAM recela de la petición de capital público si ello supone la pérdida de poder dentro de la entidad.

-Acuerdos con proveedores. La suma de las cinco cajas que componen Banco Base supone que cada una aporta al nuevo grupo los acuerdos de distribución de productos con los que contaba con anterioridad a la fusión. Pero la integración total supone la apuesta por un único proveedor, lo que también está creando divisiones internas. La CAM defiende la continuidad de su acuerdo con la aseguradora Aegon, a la que habría que indemnizar en caso de ruptura. Cajastur en cambio no mantiene acuerdo alguno de distribución con compañías aseguradoras.