El Banco de España recibe mañana los planes de solvencia

Examen final para las cajas

El ultimátum del Banco de España expira mañana. Antes de las 21:00 h. del lunes, el regulador debe tener sobre la mesa los planes de viabilidad de las cajas obligadas a reforzar su capital para cumplir con los requisitos de solvencia.

Las entidades que deben dar cuentas al Banco de España sobre su estrategia a seguir son Bankia, NovacaixaGalicia, CatalunyaCaixa, Banco Base, Banca Cívica, Mare Nostrum, Unnim y Caja España-Caja Duero. Todas ellas contemplan la petición de fondos públicos, aunque en muchos casos ésa es la última opción.

Todos estos grupos deberán explicar al supervisor como pretenden minimizar la entrada del Estado en su accionariado y ofrecer alternativas por si sus planes no se materializaran.

A partir de ahí, el Banco de España tendrá hasta mediados de abril para pedir modificaciones o aceptar los planes de viabilidad, algunos de los cuales ya recibió a finales de la semana pasada.

Bankia planteará su salida a Bolsa como su primera opción, ya que según los expertos es la mejor posicionada para cerrar con éxito una operación de este tipo. En ella podría colocar cerca de 3.000 millones, a pesar de que con 1.795 millones ya alcanzaría los nuevos criterios de solvencia.

Banca Cívica, que requiere 847 millones, y Banco Mare Nostrum, al que le hacen falta 637 millones, propondrán también un debut bursátil o cerrar un acuerdo para colocar al menos un 20% de su capital entre inversores privados.

Apelando como primera opción a los fondos públicos se encuentra CatalunyaCaixa, que ya ha adelantado que pedirá los 1.718 millones que necesita al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Banco Base, cuyo consejo de administración se reúne mañana a primera hora, también optaría por solicitar el apoyo del Estado si mantiene como socio a la CAM. Mientras que si esta caja se desprende del grupo, tendrá que plantear al Banco de España una fusión con otra entidad más fuerte para evitar ser intervenida.

Por su parte, Unnim, que precisa 568 millones y reconoció que mantiene contactos preliminares con otros grupos financieros, tendrá que decidir si acepta los 200 millones preconcedidos por el FROB y buscar otra vía para completar su déficit de capital.

Una opción mixta también sería la de NovacaixaGalicia, que requiere 2.622 millones, y ha explicado que pedirá sólo una parte de esa cantidad al FROB porque espera cerrar un acuerdo con inversores privados dispuestos a tomar "una participación significativa" de la entidad.

Por último, Caja España-Caja Duero expondrá su acuerdo para integrarse en la malagueña Unicaja, tras fracasar a mediados de mes la negociación que mantenía con el Banco Mare Nostrum.

En caso de que ninguno de los grupos de cajas mencionados salieran a Bolsa o encontraran un inversor significativo, requerirían una inyección total de 14.077 millones que el Estado aportaría a través del FROB.

A esa cantidad habría que sumar 1.075 millones que son los que necesitan Barclays, Bankinter, Deutsche Bank y Bankpyme para seguir siendo solventes, según los requisitos impuestos por el Gobierno.