BBK, Kutxa y Vital

Pendientes del espinoso reparto de poderes

El SIP de las tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital) tiene un camino a recorrer que sus gestores pretenden acortar en el tiempo. Las etapas a superar son variadas. Fuentes cercanas a la negociación aseguran que para fijar los porcentajes en la nueva entidad que recibirá el negocio bancario se ha contratado a un consultor para realizar una evaluación con el objetivo de determinar el peso de cada entidad en su capital. En 2005, cuando las tres cajas tenían perfilada una fusión en caliente que fue abortada por intereses políticos, se contó con el apoyo de PricewaterhouseCoopers. En esta ocasión está previsto utilizar un sistema similar. La foto de la nueva entidad, sin embargo, está por determinar. Se está estudiando la posibilidad de segregar la cartera de participaciones del negocio bancario a aportar al nuevo banco para buscar una fórmula parecida a la que utilizó La Caixa cuando constituyó Criteria.