¿Y después del riesgo país qué?

El día de la verdad para Portugal

En un día clave para Portugal, la deuda periférica espera con repuntes y calma tensa. La rentabilidad del bono portugués escala hasta el 7,58% y su prima de riesgo se coloca en 434 puntos básicos. Los analistas, sin embargo, explican las consecuencias que tendría en la Bolsa una moderación del riesgo país.

Las buenas noticias gustan, pero las malas gustan mucho más. En los últimos meses una de las principales preocupaciones de las Bolsas ha sido el desorbitado repunte de las primas de riesgo de algunas economías como España, Irlanda, Grecia y Portugal. Las negativas noticias que han regalado al mercado se han convertido en una losa para la renta variable.

Pero mentiríamos si dijéramos que ya no lo son. Ayer, la moderación de la rentabilidad del bono español a 10 años con el alemán, que se considera de referencia por su solidez, no impidió que Wall Street se llevara consigo las ganancias del Ibex. Sin embargo, hoy, a falta de unas horas para que el parlamento portugués vote el plan de estabilidad para reducir el gasto público del país, el repunte del riesgo país luso, que escala hasta 434 puntos básicos, sí se convierte en un lastre para las Bolsas. La posibilidad de que se produzca un rescate de Portugal (la rentabilidad de su bono supera el nivel crítico del 7,5%) y la cumbre de la Unión Europea de mañana también preocupan al mercado.

Y es que los analistas creen que, a corto plazo, el escenario es aún incierto y que los rebotes actuales vienen acompañados de un volumen muy bajo, por lo que no se pueden considerar como sólidos. En este contexto, Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets, cree que "si se mantiene la calma en el mercado de deuda, el Ibex tendría un recorrido al alza en el corto plazo hasta los 10.850 puntos, donde podríamos ver nuevos recortes".

No es la única que apunta a una ligera escalada del Ibex si la tranquilidad en el mercado de bonos llega a convertirse en una constante. "A principios de febrero vimos un diferencial de 86 puntos básicos con el Ibex en niveles de 11.000 puntos. Sin embargo, en noviembre de 2010 también veíamos este nivel de diferencial con el índice peleándose con niveles de 10.400 puntos. ¿Con qué nos quedamos? Entre medias, hay un rango para trabajar", explica José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.

Otros, como Rafael Romero, de Unicorp Patrimonio, son más optimistas y creen que "el Ibex podría alcanzar el nivel de los 11.600 puntos si se despeja un poco la situación, no solo del riesgo soberano, que ya está medio solventado, sino la situación en Libia y la alarma nuclear en Japón".

En cualquier caso, y al menos hoy, el escenario es incierto y Portugal tiene la llave del futuro comportamiento no solo de su deuda sino de la de todos los países periféricos. Hoy, al menos, todos bailan al son de Portugal.