Buena acogida de la subasta de letras

España se desliga de los periféricos en la antesala de la cumbre de la UE

España ha conseguido diferenciarse de Irlanda, Portugal y Grecia en la antesala de la cumbre de la UE. La prima de riesgo sigue contenida en niveles de principios de febrero -193 puntos básicos-, la Bolsa fue de las pocas que evitó las pérdidas -el Ibex subió el 0,02%- y el Tesoro volvió a rebajar el coste de financiación en la subasta de letras de ayer.

España ha conseguido distanciarse de Irlanda, Portugal o Grecia y llega a la cumbre de la UE de mañana y pasado con una mejor percepción de riesgo. El nerviosismo que generó ayer en el mercado la cercanía del encuentro y la falta de acuerdo en lo referente al fortalecimiento del fondo temporal de rescate pasó factura. Eso sí, el precio que pagó España estuvo más en sintonía con el de Italia que con Irlanda o Grecia -países ya rescatados- o Portugal, acosado por unos tipos ya insostenibles.

La mañana llegó incluso a prometer alegrías. El buen resultado de la subasta de letras a tres y seis meses, al calor de la caída de la prima de riesgo, hacía presagiar otra sesión de importantes ganancias en la Bolsa. El Tesoro emitió 2.050 millones en letras a tres y seis meses y redujo el interés marginal en ambas denominaciones a niveles de octubre de 2010. Se adjudicaron 1.208,14 millones a tres meses al 0,929% frente al 1,12% anterior y otros 842,09 millones a seis meses al 1,378%, inferior al 1,6% precedente. Emisiones que suscitaron, además, una elevada demanda. Los inversores solicitaron 11.700 millones, 5.233 en letras a tres meses y 6.445 en letras a seis meses.

El diferencial de la deuda española con la alemana llegó a caer a 187 puntos básicos tras la subasta, el mínimo en siete semanas, mientras que el Ibex llegó a ganar el 1,5% en el mejor momento del día, mejoras que se fueron esfumando con el paso de las horas. Al cierre, la prima de riesgo quedó en 193 puntos básicos y la Bolsa cerró plana.

Las dudas que suscita Portugal, ante el reto que afronta el gobierno luso para aprobar un nuevo paquete de austeridad sin contar con mayoría, así como los rumores que surgieron ayer sobre la incapacidad de Allied Irish de hacer frente al pago de los intereses de la deuda -desmentidos después por la entidad-, dieron un giro a la sesión al devolver la crisis soberana al primer plano.

Así, si en un primer momento los mercados parecieron agradecer las noticias que llegaron la víspera de Bruselas, la euforia se fue esfumando. Los inversores se centraron más en la falta de acuerdo de la UE para aumentar la dotación efectiva del fondo temporal, -vigente hasta 2013, y que actualmente solo puede movilizar 250.000 de los 440.000 millones- que en los pasos significativos que se dieron para crear un fondo permanente de 500.000 millones.

En este contexto, y a la espera de ver cómo se resuelve la cumbre, el mercado de bonos volvió a ser presa de la volatilidad, al tiempo que el euro, que llegó a tocar 1,424 dólares durante la sesión, frenó para situarse en el entorno de 1,42.

La deuda irlandesa a dos años subió 62 puntos básicos hasta el 9,87% y llegó a tocar el 10,18%, el máximo desde 2003. Los bonos al mismo plazo de Portugal y Grecia subieron al 6,5% y 14,9% respectivamente, algo que se repitió en otros tramos. El 10 años portugués remontó al 7,49%; el irlandés, al 9,83%; el griego al 12,5% y el español alcanzó el 5,19%. En las Bolsas, caídas del 0,4% de media en Europa dominaron, a excepción del Ibex y la Bolsa italiana (+0,14%), mientras en EE UU el Dow Jones cayó el 0,15% y el S&P 500, un 0,36%.

Cómo será el fondo de rescate después de 2013

l 500.000 millones. La capacidad total del fondo será de medio billón de euros. Estará respaldado con 80.000 millones en metálico, de los que España aportará 9.500, y otros 63.500 en avales.

l Tipos. El fondo prestará a un tipo 200 puntos básicos por encima del tipo de interés al que emite para las emisiones a menos de tres años, y otros 100 puntos básicos para las emisiones a más largo plazo. Así, los préstamos serán más baratos de los que hace ahora el mecanismo temporal.

l Compras de deuda. El fondo admite la compra de deuda en el mercado primario, pero no en el mercado secundario. Además, la compra de deuda tendrá que estar vinculada a un programa del FMI y la UE.

l Quitas de deuda. En principio, el fondo intentará que los acreedores de países con unas finanzas "sostenibles" mantengan su inversión. Sin embargo, los países con niveles de deuda "insostenibles" tendrán que negociar con los tenedores de bonos quitas parciales de deuda para facilitar el rescate. Todas las emisiones de deuda europea a partir de 2013 tendrán cláusulas que eviten que una minoría de tenedores de bonos paralicen eventuales reestructuraciones de deuda.

l Supervisión. El MEDE estará gobernado por los ministros de finanzas de la zona euro; e incluirá a externos como, por ejemplo, el presidente del BCE.