El gobierno de Medvédev corrige posiciones

Rusia se une a Noruega en su apoyo a la deuda española

La prima de riesgo española lleva días disfrutando de una significativa mejora, el diferencial parece estabilizado por debajo de los 200 y el sector financiero lo celebra. Este alivio tiene dos culpables: Noruega y Rusia.

Noruega tiene gas, petróleo y mucho dinero para invertir. Un dinero que en los últimos tiempos está ayudando sobremanera a la deuda española. El fondo soberano del país nórdico incrementó sus exposición a España en un 166% hasta los 3.200 millones de euros a cierre del tercer trimestre de 2010, incrementando estas cifras en otros 400 millones adicionales a cierre del año. A éste ángel de la guarda ahora se le ha unido otro, Rusia.

Ayer mismo el Ministerio de Finanzas de Rusia autorizó al Fondo de Bienestar Nacional a invertir parte de sus 95.000 millones de euros de reservas en deuda española con vencimiento de entre tres meses a un año. De esta manera el gobierno que preside Dimitri Medvédev rectifica la decisión del pasado 3 de noviembre por la cual excluía a España de la lista de países cuya deuda pública puede ser adquirida por sus fondos soberanos.

A pesar del anuncio, la decisión anunciada por el fondo ruso no enmienda completamente el anuncio de hace cinco meses, ya que se impide la compra de títulos con vencimiento superior a 12 meses, límite que no se establece para otros países como Alemania o Francia. Noruega por su parte no parece preocupada por estos movimientos y continúa con su plan de inversiones, de momento ya cuenta con 5.300 millones de euros entre empresas y emisiones de las administraciones públicas.