Crisis nuclear en Japón

La planta de Figueruelas cierra hoy ante la falta de suministros de Japón

Citroën, Renault y Nissan tienen 'stock' para aguantar a corto plazo.

Dos operarios trabajan en la cadena de montaje del Opel Meriva
Dos operarios trabajan en la cadena de montaje del Opel Meriva

La crisis nuclear que vive Japón se está dejando sentir en Europa y América por la falta de componentes electrónicos procedentes del país asiático. Una de las afectadas es la factoría de General Motors en la localidad zaragozana de Figueruelas, donde se dará un paro de actividad de día y medio.

El problema para la planta de Opel es la falta de un componente que impide concluir la cadena de montaje. Figueruelas verá suspendidos los tres turnos de este lunes, y el próximo viernes, día 25, se espera un nuevo paro, esta vez sólo en el turno de tarde. Fuentes de la compañía aseguran que, salvo esta incidencia, la instalación mantiene su ritmo de trabajo habitual. El impacto de esta decisión en España es de 2.400 vehículos que dejan de fabricarse temporalmente.

Los intereses de General Motors también se ven afectados por el desabastecimiento en la factoría alemana de Eisenach y la firma ha tenido que suspender operaciones en la planta estadounidense de Louisiana. Respecto al mercado estadounidense, la compañía ha indicado que cuenta con stock suficiente para hacer frente a la demanda de vehículos.

De vuelta a España, el presidente de PSA Peugeot Citroën de Vigo, Pierre Ianni, reconoció ayer en una entrevista con El País que la fábrica gallega podría tener alguna dificultad: "Casi todos los constructores obtenemos suministros de fábricas japonesas. Por ahora no tenemos novedades sobre posibles problemas, pero podríamos tenerlos", En todo caso, tranquilizó sobre la actividad a corto plazo: "Las plantas del grupo PSA en España tienen stock suficiente para las próximas semanas".

Desde Nissan y Renault se ha explicado que las piezas se reciben en España cada dos o tres meses y que los almacenes de sus plantas pueden responder por el momento. En ambas compañías hay un seguimiento al minuto de la crisis japonesa.