El Brent ha subido un 3% en las últimas tres jornadas

Las hostilidades en Libia ponen a prueba el precio del petróleo

Las palabras de Muamar el Gadafi arengando al pueblo libio a las armas para defender sus reservas de petróleo pueden repercutir esta semana la cotización del crudo, que en las últimas tres jornadas ha subido un 3%. El barril de Brent cotiza ya a 113,92 dólares, lejos del nivel en el que comenzó el año, 93,09 dólares.

El lunes los ministros de Exteriores de la Unión Europea analizarán las sanciones que puede aprobar Bruselas contra el régimen de Gadafi, entre las que se podría estudiar la congelación de los activos de la petrolera estatal libia. Con esta medida, los Veintisiete buscan recortar los ingresos que obtiene el régimen del coronel de las exportaciones de crudo y gas.

El líder libio se ha referido a lo largo del fin de semana al papel de la coalición internacional como una "nueva guerra de las cruzadas para borrar el Islam" con el que buscan hacerse con las reservas de petróleo del país norteafricano. Un mensaje que también ha trasmitido el presidente venezolano Hugo Chávez, que ha calificado de "irresponsable" la acción militar ha asegurado que su auténtica intención es "adueñarse de su petróleo".

Por lo pronto, la producción de crudo en Libia ha descendido un 75% hasta 400.000 barriles por día, muy lejos ya de los 1,6 millones que producía antes del inicio de los enfrentamientos. Barclays Capital asegura en un informe que la situación en Libia es importante para la evolución del petróleo. "Independientemente de la evolución de la situación militar, en nuestra opinión, Libia y el corte de sus exportaciones, es probable que siga siendo un problema importante para los mercados este año", comenta la firma.

El viernes el barril de Brent cerró en 113,93 dólares, después de subir un 3% en las últimas tres jornadas. Un nivel todavía alejado del máximo del año que alcanzó el pasado 2 de marzo, cuando se situó en 116,35 dólares alertado por la crisis egipcia y los movimientos de la población libia.

A la negativa del líder libio de respetar la resolución de la ONU y la posterior intervención de los aliados internacionales para defender a la población civil, se unen además los efectos que las consecuencias del terremoto de Japón puedan tener en la cotización del crudo. Si bien, el presidente ejecutivo de Saudi Aramco, Jalid al-Falih, aseguraba hoy que aunque a medio plazo aumente la demanda de petróleo y productos refinados desde Japón no se va a producir un impacto significativo en la oferta y demanda mundial.

Por otro lado, se mantiene la inquietud en el mercado ante un posible corte de suministro de crudo dada la inestabilidad política en Barhéin, donde está decretado el estado de excepción para evitar nuevas revueltas de la población que reclama una mayor apertura democrática.