Gadafi advierte que está preparado para una "larga guerra"

Los aliados confirman que la zona de exclusión aérea ya está establecida

La coalición internacional ha logrado establecer la zona de exclusión aérea y detener el ataque de Gadafi sobre Bengasi, según ha resaltado el máximo jefe militar de Estados Unidos. Por su parte, el líder libio ha asegurado que Libia está preparada para mantener una "larga guerra" con las fuerzas aliadas occidentales, que lanzan desde ayer ataques contra las posiciones gadafistas.

El jefe del Estado Mayor del Ejército estadounidense, el almirante Mike Mullen, ha confirmado que la zona de exclusión aérea sobre Libia funciona a pleno rendimiento como parte de la operación internacional que, subrayó, pretende proteger a la población civil y no derrocar al líder libio Muammar Gadafi.

El almirante informó de que no tiene constancia de que los bombardeos, que los aviones aliados llevan realizando desde ayer, hayan dejado víctimas civiles y no observa indicios de que Gadafi haya decidido empleado armas químicas. A juicio de Mullen, la operación ha realizado "un progreso significativo durante las últimas 24 horas y ha conseguido detener, según la información de la que dispone, el avance de las tropas de Gadafi sobre la ciudad rebelde de Benghazi.

Gadafi: "Libia se prepara para una larga guerra"

En un discurso emitido por la televisión estatal libia, Gadafi prometió una victoria contra lo que calificó como "el nuevo nazismo" y aseguró que está "armando a todos los libios".

Libia se prepara "para una larga guerra" que las fuerzas aliadas no podrán afrontar, agregó Gadafi en su segunda intervención pública desde la operación iniciada contra su régimen por fuerzas internacionales y auspicia por la ONU para proteger a los civiles libios.

"Estamos en nuestra tierra, los libios están unidos detrás de una dirección unificada. Vamos a luchar en un frente amplio", dijo Gadafi, quien reiteró que no le doblegarán los líderes aliados a los que calificó de "salvajes y criminales" y les vaticinó que caerán como "Hitler y Mussolini".

Para el líder libio, el ataque de las fuerzas aliadas es una "nueva guerra de las cruzadas para borrar el Islam" y los occidentales, con esta acción, en lugar de hundirle, le están dando la "oportunidad de liderar una nueva revolución popular".

"Dios está con nosotros, el diablo está con vosotros. Todos los libios están listos para el martirio. Vamos a ganar y vosotros vais a morir", subrayó antes de asegurar que "esta (guerra) ya no es un problema interno (de Libia) sino un conflicto entre el pueblo libio y los nuevos nazis".

Gadafi acusó a los líderes occidentales de no "recordar las lecciones que da la Historia", en referencia a que sus fuerzas ya han sido derrotadas en otros conflictos como en Somalia, Vietnam y en Irak.

Para el líder libio, la victoria final de su país es "inevitable" y todas las ciudades acabarán rebelándose "contra estos actos propios de un nuevo colonialismo".

"Luchamos para defender nuestra tierra y nuestro petróleo", indicó en otro momento de su alocución para destacar que "la víctima siempre acaba venciendo" a los "bárbaros y al terrorismo". Libia será liberado "palmo a palmo" y el Islam y su país serán, a partir de ahora, "más fuertes", concluyó.