El sector teme quedar en desventaja frente a sus competidores europeos

La banca española recibe con preocupación el nuevo test de estrés

La Autoridad Bancaria Europea anunció ayer los detalles del nuevo test de estrés al que se someterá la banca europea y en el que las entidades españolas temen quedar peor paradas por la dureza del pasado ejercicio.

La banca española recibe con preocupación el nuevo test de estrés
La banca española recibe con preocupación el nuevo test de estrés

Bancos y cajas españoles aseguran que la fotografía que se publique en junio sobre el sector financiero español estará movida. "Comparativamente, este año lo más posible es que salgamos peor que hace un año", señala un director general de un banco mediano. El problema principal sobre la metodología de las pruebas de estrés de este año que anunció ayer la Autoridad Bancaria Europea -EBA por sus siglas en inglés- es que se ha fijado lo que se denomina un balance estático de las entidades al realizarse las pruebas con los datos de cierre de 2010, "año que no ha sido muy bueno para el sector en España. Y con esos datos se van a hacer las pruebas con los tres escenarios base, estresado y muy estresado para tres años, con lo que se asume que no se va a crecer nada en ese periodo y no se consideran las diferentes estrategias de las entidades", asegura el mismo directivo.

Otro ejecutivo de una caja de ahorros afirma que 2010 ha sido "muy malo para la banca española, peor que para gran parte de la europea que ya ha empezado a salir de la crisis, por ello comparativamente los resultados creemos que van a ser peores, y así se lo transmitimos el viernes de la semana pasada al Banco de España en la cita que tuvimos a nivel europeo para que nos explicarán las pruebas de estrés".

En principio, el Banco de España tenía previsto que los bancos y las cajas enviaran los datos de las pruebas el próximo 31 de marzo, con margen suficiente para corregir los posibles errores. "Pero la EBA pidió que todos los enviaran un mes después, el 29 de abril, y así se ha quedado. El supervisor español ha tenido también que retrasar un mes la entrega de estos datos. De esta forma, los supervisores cuentan con menos tiempo para analizar las pruebas y corregir fallos. Las entidades españolas pensamos que no tiene sentido, que era mejor entregar los datos a finales de este mes", comentan en el sector.

Otro directivo de un banco añade que los supervisores europeos han querido ser más estrictos que el año pasado para devolver al mercado la confianza en estas pruebas, tras detectarse en el test de 2010 fallos como el aprobado a los bancos irlandeses. Por ello "se ha intentado forzar más el escenario de mayor estrés y se ha estrangulado tanto, que el grado de posibilidad de que se produzca el cuadro macro más extremo es de un 3%, según explica EBA. En las pruebas de 2010 la previsión de que se pudiese producir un escenario así era del 10%.

Deuda soberana y capital

Aun así, la Autoridad Bancaria Europea no resolvió ayer una de las principales incógnitas, cuál será el grado de capitalización que se exigirá a la banca, un asunto especialmente sensible para la banca española después de los nuevos requisitos impuestos por el Banco de España. La EBA se limitó a precisar que está actualmente definiendo cuáles serán los criterios comunes.

En el test habrá dos escenarios: el base y el adverso, con especial atención a las variables macroeconómicas y a la exposición a la deuda. Los recortes en el precio de la deuda pública se aplicarán a la cartera de negociación, exactamente igual que en los test realizados el verano del año pasado. No se atribuirán pérdidas, por tanto, a la cartera de deuda a vencimiento de las entidades, que supone, en términos generales, en torno al 80% del importe de sus inversiones totales en renta fija soberana.

La aplicación del recorte de los precios de la deuda (haircut) solo a la cartera de negociación fue uno de las críticas más severas a los test de estrés realizado el año pasado. Esto implica que se da por sentado que las entidades financieras no sufrirán quiebras y que tampoco se producirán quitas de deuda.

Las claves

-PIB y paro. El nuevo test establece para España un escenario adverso -el más extremo- de contracción del PIB del 1% en 2011 y del 1,1% en 2012 y una tasa de paro del 21,3% y 22,4%, respectivamente.

- Bolsa. El test contempla una caída de los mercados en 2011 y 2012 del 20,7%.

- Vivienda. La prueba prevé una caída de precios del 7% este ejercicio y del 15% el próximo.

- Alcance. El test de resistencia se aplicará al 65% del sistema financiero europeo.