Nuevo recorte de la calificación crediticia

Moody's degrada el rating de España y sitúa su perspectiva en negativa

La agencia de calificación Moody's recortó un escalón el rating de España, hasta Aa2 desde Aa1, con perspectiva negativa. La firma justifica la decisión porque estima que el coste de la reestructuración del sistema financiero español será al menos el triple de la cifra calculada por el Banco de España, de 15.150 millones.

Moody's degrada el rating de España y sitúa su perspectiva en negativa
Moody's degrada el rating de España y sitúa su perspectiva en negativa

Moody's ha rebajado la calificación de la deuda soberana española a su tercer mayor nivel de solvencia, y ha añadido una perspectiva negativa, debido al alto coste de la reestructuración del sistema financiero. La nueva nota de Moody's sitúa el rating español al mismo nivel que el otorgado por S&P, mientras que Fitch lo mantiene un nivel por encima, en su segundo escalón AA+. La agencia explica que los costes de la reestructuración del sistema financiero serán mayores de lo previsto por el Banco de España -de 15.150 millones de euros - y el Gobierno -20.000 millones- y provocarán un aumento del déficit público. Sin embargo, Moody's eleva este cálculo hasta 40.000 o 50.000 millones, e incluso hasta 110.000 o 120.000 millones en un contexto de grave crisis.

Fitch, por su parte, estima que los fondos necesarios ascenderán a 38.000 millones y hasta 97.000 millones en el escenario más adverso, acaparando las cajas la mayoría. En total, 19.400 millones en el escenario de estrés no intenso y 54.700 millones en el peor contexto. Asimismo, Morgan Stanley y Goldman calculan cantidades de hasta 59.000 millones en el caso más negativo.

Descarta el rescate

Fitch cree que la banca necesita 38.000 millones

Moody's desconfía de la capacidad del Gobierno para sanear las cuentas, y señala que tiene un control limitado sobre las comunidades autónomas, al tiempo que recuerda que la recuperación de la economía española presenta perspectivas "solo moderadas" de crecimiento a medio plazo. No obstante, admite los esfuerzos del Ejecutivo por mitigar la crisis con reformas como la de las pensiones y la del mercado laboral, lo que ha contenido a la agencia a limitar la rebaja a solo un escalón. Pese a todo, Moody's cree que la deuda soberana española es sostenible y descarta que el país tenga que acudir al fondo de rescate.

La firma también aprovechó ayer para rebajar la calificación del FROB de Aa1 a Aa2, también con perspectiva negativa, dado que la liquidez de ese fondo depende enteramente del Estado español.

En su informe, Moody's señala que la calificación española podría empeorar más intensamente "si hay indicios de pérdida de los objetivos fiscales y si hay un aumento más rápido de lo esperado de la deuda pública". Según los analistas, las preocupaciones de la agencia se refieren menos "a los niveles de deuda pública" y más "al rápido aumento de la deuda registrado desde 2008".

Otro motivo de presión sobre la deuda es el coste de la recapitalización de las cajas. Para Moody's, si la cifra suma un valor "más allá de las actuales expectativas", habría motivos para un empeoramiento del rating. La vez anterior que Moody's revisó la nota de España fue en septiembre de 2010, cuando le retiró la máxima calificación AAA, y en diciembre alertó sobre otra revisión a la baja. S&P y Fitch también retiraron su máxima calificación a la deuda española, en abril y mayo, respectivamente.

El recorte de rating no sorprendió a los expertos. Nicolás López, de MG Valores, considera que "no supone un empeoramiento cualitativo teniendo en cuenta que S&P ya se había adelantado". En opinión de José Luis Martínez, estratega de Citi en España, la medida puede ser "un aliciente" para el Gobierno para evitar caer en la "complacencia" y para seguir haciendo reformas y tomando medidas, ya que "lo básico es recuperar las confianza del mercado".

El Tesoro español, por su parte, reconoció ayer que la decisión puede suponer un repunte del coste de la deuda a corto plazo.

"Las cajas no son el único problema"

"Las cajas no son el único tema importante hoy en España; la situación fiscal y el crecimiento económico también son claves", ha explicado Kathrin Muehlbronner, analista sénior de Moody's en declaraciones a este periódico recogidas por Fernando Nakagawa. Según la experta, la deuda española ha tenido "un crecimiento muy rápido": la cifra se duplicará en apenas cinco años, entre 2007 y 2012. Además, Moody's cree "poco probable" que la deuda se estabilice antes de mediados de la década. "Combinando esta evolución fiscal con un débil crecimiento, me parece más difícil que el cuadro de previsiones cambie".

La agencia aplaude los esfuerzos del Gobierno pero recuerda que en 2010, 9 de las 17 comunidades autónomas superaron el objetivo de déficit del 2,4%, lo que le lleva a poner en duda la capacidad del Gobierno para asegurar que cumplan.