La reestructuración de la banca

La capitalización de las cajas será inferior a 26.000 millones aunque no coticen

Ocho cajas y cuatro bancos deben buscar 15.152 millones de euros (14.077 millones para las cajas) para cumplir con las nuevas exigencias de capital del Banco de España. Esta cifra está por debajo de los 20.000 millones estimados el Gobierno en enero. Las peticiones al FROB no superarán los 5.000 millones, que se suman a los 11.559 millones de pasado año. En total, la capitalización necesaria de las cajas no supera los 26.000 millones en un año, aunque no coticen.

Ayer fue un día muy intenso para la economía española, aunque no muy positivo pese a que la salud de la banca española está mejor que lo que estimaban agencias y bancos de inversión. Lo que el Gobierno y el Banco de España consideraban que podía ser el principio del fin para devolver la confianza de los mercados sobre la economía del país no comenzó con buen pie. Habrá que esperar a que la publicación de las necesidades de recapitalización de cajas y bancos haga efecto en los mercados, aseguraba ayer el directivo de una caja, quien añadía que la impresión que se desprendía en círculos financieros era pesimista. La decisión de la agencia de calificaciones Moody's de castigar a España con una rebaja en el rating de la deuda soberana unas horas antes de conocer las entidades la cantidad de fondos necesarios para recapitalizarse, rebajó los ánimos del Gobierno y de bancos y cajas.

A ello se sumó que ni PP ni PNV apoyaron en el Congreso el decreto ley de recapitalización, aunque salió adelante con los votos del PSOE, CiU y Coalición Canaria (CC). Y por si fuera poco, el Banco Central Europeo (BCE) apoya la recapitalización del sistema financiero español, pero advierte de su impacto negativo en el crédito, objetivo principal del Gobierno con la aprobación del decreto ley.

Tras estos avatares de la mañana, a las 17,30 horas el Banco de España publicó los nombres y los fondos que necesitaban ocho cajas y cuatro para llegar al mínimo de capital establecido por el supervisor nacional, el 8% si cotizan o la dependencia de la financiación mayorista es menor al 20%, y del 10% si no están en Bolsa o es muy elevada su dependencia mayorista. En total, 15.152 millones, cifra que se reducirá considerablemente una vez que las cajas que han anunciado su salida a Bolsa la lleven a cabo. De hecho, si solo se tiene en cuenta a las cajas que han anunciado que pedirán nuevamente fondos al FROB (Catalunya Caixa, Unnim y Novacaixagalicia), las nuevas ayudas públicas suman 4.908 millones de euros, que se sumarían a los 11.559 millones solicitados del pasado año. El problema es el deterioro del negocio entre 2011 y 2013.

Bankia es la entidad que más capital necesita, 5.775 millones, al tener un core capital del 7,1%. Esta cifra se reduce, no obstante, a 1.795 millones, según explica el Banco de España, tras su salida a Bolsa, lo que hará entre junio y octubre. Mare Nostrum, necesita 637 millones de euros para llegar al 10% y Banca Cívica 847 millones, pero en ambos casos esta cantidad se rebaja sensiblemente al haber aprobado ya planes para salir a Bolsa además de que están buscando inversores privados y superar ya el 8% de core capital, objetivos que el Banco de España ha reflejado en su informe. Banca Cívica explicó ayer, de hecho, que ha presentado su proyecto en Nueva York y Londres para buscar socios privados.

Banca Base debe incrementar su capital en 1.447 millones, pero pese a tener planes para cotizar no han sido aún aprobados por sus órganos de gobierno, razón por la que el Banco de España no lo tiene en cuenta en su informe.

Ayer, precisamente Fitch estimaba que la reestructuración del sector bancario español tendría un coste de 38.000 millones en un escenario base, aunque esta cantidad podría ascender hasta los 96.700 millones en un escenario de "tensión extrema" basado en la experiencia de Irlanda.

Novacaixagalicia es la entidad con una situación financiera más delicada, según refleja este ejercicio de transparencia. La caja gallega tiene un capital principal del 5,2%, con lo que sus necesidades de capital ascienden a 2.622 millones de euros para llegar a los niveles exigidos del 10%. También es la última entidad en fusionarse y en obtener dinero del FROB (en diciembre), con el beneplácito del Banco de España. Eso es lo que ayer le recordaba la Xunta al Gobierno central.

La consejera de Hacienda de Galicia, Marta Fernández Currás, desveló ayer una carta del Banco de España de noviembre, en la que el regulador aseguraba que no pondría "objeciones" a la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, una vez comprobado el grado de "solvencia, rentabilidad y liquidez" de la nueva entidad. La caja gallega, apoyada por la Xunta, está buscando capital privado para que entre en el capital del banco que tiene intención de crear. Su idea era pedir dinero al primer fondo de ayuda que se constituyó, algo que tras la aprobación del nuevo decreto ha quedado vetado, a excepción de a Catalunya Caixa y a Unnim, según el Banco de España por haberlo solicitado antes de que se redactara el nuevo decreto ley y porque volver a pedir dinero a este fondo se reservó para las cajas que suspendieron las pruebas de estrés de julio.

Desde el año pasado hasta las cifras facilitas ayer por el supervisor, las cajas han necesitado capital por casi 26.000 millones de euros -incluido 11.559 millones del FROB-, cifra que variará cuando todas salgan a Bolsa, incluida La Caixa, que inyectará más fondos al sistema (en breves 1.500 millones de convertibles que emitirá). Catalunya Caixa y Unnim esperan crear un banco y acudir al FROB para recapitalizarse, y buscar socios. Se dan dos años. Es la solución catalana.

Más fusiones

Caja España y Duero, con unas necesidades de 463 millones de euros de capital, para llegar al 10%, presentarán la próxima semana un plan que pasa por fusionarse con otro SIP que tenga constituido un banco. Mare Nostrum es la entidad con la que mantiene conversaciones más avanzadas. Varias fuentes consultadas aseguran que tras la fotografía publicada ayer por el supervisor se buscan nuevas fusiones.

"El objetivo es crear cajas más grandes que las actuales. Se intenta ahora otra vuelta de tuerca, la fusión de SIP con SIP. Al final del proceso seguro que no quedan más de siete cajas", comentaba ayer un alto directivo de una gran caja, que está convencido de que el mercado seguirá sin creerse estas cifras. La entidad más favorecida por las nuevas exigencias ha sido La Caixa que ha pasado de un core capital del 8,6% al 9,9%.

Cuatro bancos también tendrán que recapitalizarse al no llegar al 8%. Barclays, que requiere 552 millones recortará plantilla, cerrará oficinas y posiblemente ampliará capital; Bankinter, con 333 millones, emitirá bonos convertibles; Deutsche Bank, con 182 millones, ampliará en septiembre capital y superará el 8%. Bankpyme necesita 8 millones.

Calendario

28 de marzo: vence el plazo para que las entidades que deban capitalizarse presenten un plan.

Junio: resultado del test de estrés europeo.

30 de septiembre: concluye el plazo para ejecutar los planes, salvo para las entidades que necesiten una prórroga para salir a Bolsa.

31 de diciembre: termina el plazo de la prórroga.

31 de marzo de 2011: concluye el plazo adicional para salir a Bolsa.